Archive for 27 noviembre 2008

Frases para recordar…

noviembre 27, 2008

Hola amigos, me encuentro en la biblioteca, trabajando en el proyecto fin de carrera aunque hoy con pocas ganas, la verdad, esto de que se acerque el fin de semana va mermando poco a poco mi capacidad de trabajo.

Hoy vengo a contaros una frase, aunque más que la frase en sí, lo que me gustaría que quede en el recuerdo de mis lectores es el contexto de la frase, es decir la historia que relataré después de citarla.

We’re a fucking team!!

Esta frase, para los menos hábiles con el inglés, quiere decir, literalmente, “somos un puto equipo” o comúnmente, la unión hace la fuerza. Como podéis ver la frase no es muy profunda aunque dicha con entusiasmo llega a tener cierto gancho y más si se grita en las situaciones adecuadas.

Pues bien, lo que viene a significar esta frase, es que cuando un grupo de personas (desde una pareja hasta un enorme número) decide juntarse y luchar por algo en común, ya pueden darse todas las adversidades que quieran, que si hay ganas, espíritu de sacar algo adelante y mucho sentido de unión, está claro que ese grupo de gente conseguirá lo que se propone. Personalmente, muchas veces me he sentido en situaciones que requerían de que un grupo de personas hiciesen algo, generalmente algo que puede parecer imposible, sacar algo adelante cuando el fin se ve totalmente oscuro y ahí radica la fuerza del grupo, si uno flaquea están los demás para apoyarle y levantarle, si uno se despega demasiado del suelo, ahí están los demás para ponerle los pies en la tierra y todo esto para que al final, sea el grupo unido el que consigue llevar a cabo la empresa y celebrarlo como se merece.

Así que hoy voy a dedicaros esta entrada a todos los que alguna vez formasteis parte de un grupo conmigo, tanto aquí como allí, a los que a veces ayudé, a los que a veces me ayudaron, a los que llevaron conmigo empresas imposibles como reparar un coche, sacarse dos carreras, limpiar una residencia cuando no era nuestra obligación, viajar por los confines de la tierra, recorrerme en coche cientos de kilómetros por toda Europa, vivir noches salvajes, superar obstáculos cada vez más difíciles tanto físicos como emocionales y un largo etcétera, y todo para conseguir que el objetivo marcado se cumpliese.

Retomando las riendas

noviembre 22, 2008

Perdonad por el retraso, pero bueno, tampoco he tenido tanto tiempo para escribir como antes y he ahí la buena noticia. Si hace nada estaba lamentándome de que no tenían cosas que hacer, hoy ya he subido al tren que necesito, ese cargado de tantas cosas que a veces tengo hasta que gritar ¡calma!.

El caso es que desde hace un tiempecillo tengo proyecto fin de carrera, no sé si lo sabíais o no, pero bueno. Tengo que hacer una página web para una asociación española, usaré tecnologías que ya conozco y otras que tendré que aprender, así que estoy bastante ilusionado. Por supuesto la hago gratis, así que luego no podrá nadie exigirme nada, algo que agradezco porque llevo mi horario y trabajo cuando tengo ganas. Por otro lado, estaba esperando a que saliesen unos cursos del INEM que tengo que hacer para poder irme de prácticas al extranjero, me apunté a tres, dos no salieron y el tercero se retraso. Por suerte me llamaron el otro día y me dijeron que empiezo el 1 de diciembre. Y además he vuelto a una asociación de la universidad donde invertir algo del tiempo libre que me queda. Y por último, si hay mucha suerte me concederán una beca para poder trabajar en la universidad así que ganaré algo de pasta que ya me va haciendo falta… que esto de la crisis nos afecta a todos.

Y poco más, los días ya empieza a llenarse de cosas que hacer, hasta tengo que volver a utilizar agenda, de papel, no os penséis que soy un moderno con PDA, esas cosas no son para mí… 🙂

Cambio de look

noviembre 10, 2008

Queridos lectores,

como podréis ver, este weblog ha sufrido un gran cambio de look después de casi un añito. El motivo es que por alguna extraña razón, las imágenes al ponerse en pequeño mostraban el texto mal, las listas tampoco mostraban los pequeños iconitos que aparecen a la izquierda… en fin, una ristra de chorradas que afeaban el aspecto de éste, mi querido diario.

He intentado buscar un aspecto bastante semejante al otro, nunca me he atrevido con los grandes cambios en mi vida y no va a ser menos el blog (¡sí, algún día me compraré zapatillas rojas!).

Espero que los que me leéis de vez en cuando, sigáis tan agusto como hasta ahora. ¡Hasta la próxima¡

Los amigos de 15 minutos…

noviembre 7, 2008

No puedo escribir esta entrada sin dedicársela a una amiga. Una amiga que nunca se ha planteado que los amigos de quince minutos pueden llegar a ser algo más, que los rechaza porque según ella siempre van con segundas, o no quieren ser simplemente amigos… comencemos.

Como es habitual, los jueves acostumbro a salir, aunque sea a echar una cervecilla al bar de siempre, El Voltaire. Hoy estábamos cuatro personas, más de lo habitual ya que solemos estar únicamente Néstor y yo. Pues bien, estábamos en una mesa sentados, cuando Kua me dice: _Jaime, ¿has visto eso?, yo, que no sé a que se refería pues no me doy cuenta de la jugada, pero al rato vuelta la mirada y veo a una tía, en la otra mesa haciendo gestos obscenos, muy obscenos. Me quedo flipado, nos despollamos y al rato, cuando cualquiera de nuestras miradas se vuelve a cruzar, la misma imagen se repite reiteradas veces.

Unos juegos de miradas por ambas partes, con los tres miembros de la otra mesa (dos chicas y un chico), una oferta de unir nuestras conversaciones en una sola mesa, un rechazo que invita a la aceptación, más miradas, risas y demás, y al rato son ellos los que dan el paso y se juntan a nuestra mesa, nosotros somos demasiado tímidos para hacerlo, o eso nos gusta aparentar. Como uno de nosotros se había ido, quedamos 3 contra 3 y resultan ser gente majísima (el alcohol había trabajado en la inhibición del a vergüenza) y nos ponemos a hablar de todo tipo de cosas, aunque un tema predomina sobre el total, el sexo en todas sus variantes.

Hablamos durante un buen rato, nos vamos animando y nos damos cuenta que son gente que merece la pena, algo ciegos, pero podríamos ser nosotros cualquier otro día, así que vamos intimando poco a poco. Nos caen muy bien, hay muchas risas y algún que otro coqueteo, de cualquier género (y usando género en refiriéndome al a séptima acepción de la RAE).

Al final, intercambio de móviles y promesas de volver a quedar. Y es que a veces, los amigos de quince minutos se convierten en amigos de tres horas, y quien sabe, quizás en amigos para siempre…. 🙂