Archive for the ‘viajes’ Category

La familia crece…

julio 8, 2014

Hace ya muchos años que el azar juntó a un grupo de jóvenes en una residencia estudiantil de un pequeño pueblo cerca de Copenhague. Algunos son (somos) incapaces de comprender qué es lo que pasó allí para que hoy, tanto tiempo después, todavía siga existiendo esa conexión tan fuerte…

Algunos tomaron una dirección y otros tomaron otra pero es curioso ver que, pese a que el tiempo pasa, seguimos siendo capaces de juntarnos un fin de semana (esta vez en Barcelona) y sentarnos alrededor de una mesa como si fuese ayer cuando compartíamos experiencias sobre nuestras vidas, estudios de última hora, cenas internacionales, risas y lloros, llegadas y despedidas, viajes, pósteres, más risas, el embutido traído de España, abrazos, vídeos muy ñoños, cumpleaños improvisados, disfraces, noches de karaoke…

En Barcelona

En Barcelona

La familia crece y ya no somos tan pocos (vienen las parejas y vienen los niños), ya no bebemos tanto y a cambio vamos a comer a sitios mejores, paseamos por la ciudad hacia adelante y no hacia atrás pero seguimos riéndonos, abrazándonos y besándonos. El cariño nos permite reirnos los unos de los otros: le pedimos a uno que le ponga crema en la carita al más nuevo sabiéndo que éste se echará a llorar y le decimos a la mayor que se case y que el niño le queda bien. Le decimos a uno que nos ponga la canción que sonaba en el móvil cada noche, al que se va a dormir que se vaya porque es demasiado bueno al juego de adivinar canciones y al que no hablaba más que de guarradas le decimos que qué bien lo ha hecho teniendo a quien tiene. Y la que falta le decimos que la echamos de menos y que nadie nos da los buenos días como ella.

La familia crece

La familia crece

Los más pequeños no saben muy bien de que va la cosa, se equivocan diciendo que eres el más guapo pero te lo crees y les robas un beso y una pulsera que nunca terminan. Los otros nuevos, que vienen a acompañar, acaban siendo uno más.

En Colón

En Colón

Y tú, que malcrees no haber cambiado, prometes que escribirás sobre éso, y aunque no te apetece mucho, cuatro meses después acabas sentándote y haciéndolo porque hay cosas que merecen ser contadas y además, sería demasiado injusto contar sólo la primera parte.

Visitando Marrakech

julio 5, 2014

Uno de los principales propósitos de este año era viajar y descubrir lugares nuevos así que, aprovechando que desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos al país del norte de África y que llevaba mucho tiempo queriendo pisar aquello, a mediados de marzo, decidimos viajar a Marruecos.

Esta vez no hubo diario de viaje y tampoco redactaré el día a día pero quería dejar plasmada aquí la experiencia que supuso todo aquello. Además, esta vez y tras bastante tiempo, no viajaba en grupo pero sí acompañado.

Desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos a diversos puntos de Marruecos, por horarios y conexiones decidimos que la mejor opción sería volar a Rabat un jueves y desde allí coger directamente un tren que nos llevaría a Marrakech donde nos quedaríamos hasta el domingo.

La verdad es que iba sin ningún tipo de idea preconcebida pero al pisar el aeropuerto de Rabat me sorprendí de lo nuevo y cuidado que estaba todo. Tuvimos algún que otro contratiempo con la tarjeta al no poder sacar dinero y nos asustamos creyendo que íbamos a tener que subsistir con el poco dinero en efectivo que llevábamos. Algo que iba a ser un problema porque Marruecos no es nada barato…

Puesto Marrakesh

Puesto Marrakesh

Durante los 4 días que estuvimos recorrimos la ciudad perdiéndonos por calles abarrotadas donde todo el mundo intentaba vendernos algo y algunas mucho menos transitadas. Nos alojamos en Ben Salama donde pese al contratiempo inicial (nos la clavaron en el taxi) nos acogieron muy y hasta nos invitarón a una comida el último día. No hicimos ninguna excursión al desierto (queda pendiente) pero intentamos disfrutar de las cosas típicas de allí: hamman y masaje por todo el cuerpo (primera vez en mi vida y tendré que repetir), curso de cocina tradicional, compra en mercados locales, regateos para al final no comprar nada, conciertos…

Pollito al limón

Pollito al limón

La verdad es que el viaje me dejó muy buen sabor de boca pero creo que tendré que repetir para hacer todo aquello que quedó pendiente.

Ruinas en Marrakesh

Ruinas en Marrakesh

Visitando Nueva York

marzo 9, 2014

Habían pasado casi unos 15 años desde la primera y última vez que había cruzado el charco; entonces visitaba Canadá donde me enamoraba de un país espléndido que me enseñaba las maravillas frente al país vecino del sur. Por entonces había un anuncio de cerveza que clamaba el orgullo canadiense frente al estadounidense y me convencieron de todo aquello, tanto que desde entonces una pegatina con la hoja de arce adorna mi maleta (realmente la puso mi hermano y yo simplemente la lucí orgulloso por medio mundo).
Así que esta vez tenía que viajar al país vecino y ver cómo era de verdad, a ver si las críticas que escuchaba por entonces tenían fundamento o eran, como suele pasar, prejuicios… En poco tiempo y tras contactar a varias personas que habían estado por allí, 6 valientes viajeros decidimos juntarnos en Nueva York, meca del consumismo, para pasar 10 días.

Llegamos desde distintos puntos para pasar unos días geniales, con mucho frío y más caóticos de lo esperado, íbamos a pasar Acción de Gracias y el correspondiente Black Friday por allí. El apartamento lo cogimos a través de la famosa página airBnB y aunque estuvimos algo apretados (6 en un piso de unos 40 metros) con un solo baño y cocina americana nos apañamos muy bien haciendo turnos para las duchas, las compras y la repartición de las llaves.

Fue divertido recorrer las calles de la Gran Manzana, algunas veces con rumbo (gracias a una guía que se esforzaba por poner algo de orden) y otras perdiéndonos por barrios menos recomendados. No describiré el viaje cada día pero aparte de algunas fotos destacaré lo que más y lo que menos me gustó:guía que se esforzaba por poner algo

El parque de Washington: recomendado por una amiga y donde pude apreciar a un majestuoso tocando el piano.

Washington Park

Washington Park

El Ferry que nos llevó a Staten Island: porque aunque las vistas no fueran las mejores, vimos la Estatua de la Libertad pero además, nos divertimos haciendo el canelo mientras nos fotografiábamos.

Mi paseo en solitario durante el Black Friday: como no me apetecía irme de compras, aproveché el último día para pasearme solo por los puntos que más me habían gustado.

El MET que no fue MET: porque tuve que trabajar por la mañana así que me tocó ir luego solo… y al final, acabé compartiendo un café de dps horas en lugar de pasarme por las galerías.

El High Lane: de lo mejor de lo mejor. Pese a visitarlo de noche me pareció un sitio increíble.

La comida en general: porque la variedad que nos ofreció Nueva York superó todas mis expectativas, y además, el grupo de comedores con los que fui hizo que comiésemos muy muy bien.

Central Park: porque aunque sea un parque, es curioso ver lo bien que sobrevive entra tanto rascacielos.

Central Park

Central Park

La locura de ciudad y las actuaciones callejeras: me fascinó la ferviente actividad a cualquier hora y la cantidad de actuaciones callejeras por todas partes (¿quién hace toques con una zapatilla en lugar de un balón si no en el metro de Nueva York?)

Times Square

Times Square

El Harlem y la misa Gospel: porque pese a ser basante crítico con la religión, me encantó el sentimiento de bienvenida con el que nos recibieron y nos atendieron.

Brooklyn y su hipsterismo: porque la moda hipster me la trae un poco al pairo, pero pasearse por Bedford Ave. o visitar el Night Bazar y ver la cantidad de gente extraña luciendo con orgullo sus vestimentas y creaciones da que pensar.

Brooklyn

Brooklyn

Además, quedará en el recuerdo: el karaoke, los zumos de papaya, las tiendas, Wall St., la cena en el Dallas, el MOMA, los baretos gays, la cena de Acción de Gracias en el ucraniano… todo es y mucho más.

SkyLine

SkyLine

Y no todo iba a ser bueno…. lo peor, el mendigo que casi murió tras un ataque epiléptico y las decenas de personas que pasaron a su alrededor sin inmutarse siquiera.

Tips for Brussels South Charleroi airport

marzo 18, 2013

I am now based in Brussels and due to the fact that I have a direct connection from here to my city (Zaragoza) with Ryanair, I thought it would be nice to share some tips regarding to that far-way-from-Brussels airport that I have discovered during these trips and that might help people saving some time and euros.

Although companies like Ryanair claim that it is a Brussels airport, the first thing to know is that the airport is located almost 50 kms away from Brussels itself, and thus it is not so easy and cheap to arrive as it is to the proper Brussels Airport (located only 11kms away).

In order to go from/to Brussels to/from the Charleroi airport, there are a couple of cheap options, both connecting Midi Station (where you can take several metros or trams) and the airport.

  • Shuttle-Bus: there is a shuttle bus every 30 minutes which will take around 1 hour and will cost 13 euros (22 return).b
  • Taxi: this option is much better as for the same price you will arrive earlier. People use to mistrust taxi drivers that offer them a ride to the airport but there is nothing to worry about! Those taxis, usually vans, are completely legit and the only issue is that you will have to wait until is full to leave. Not usually a problem as there are lot of people going from one place to another during common hour flights. The taxi stop is located in front of the shuttle station.
Where to take Taxis from Midi to Charleroi

Where to take Taxis from Midi to Charleroi

So, you have to buy some presents (usually chocolate) before leaving Belgium and you completely forgot? No worries! If you couldn’t buy anything in Midi Station (there is a Carrefour Express open every day) where you could buy chocolates, I suggest that you wait until the airport. There is a common tax-free shop where you could buy chocolates for a decent price. Be aware that although it is claimed that you can take a shopping bag with you apart from the hand luggage, Ryanair actually will not allow you! So whatever you buy you will have to put it into your hand luggage (I have seen people throwing away drinks and food on the boarding gate).

If you are planning to expend some hours in the airport or have a long flight and you don’t want to expend money on really expensive sandwiches or food my suggestion is that you try to buy something in Midi Station. Try to avoid airport food shops/restaurants as they are really expensive. Nevertheless, if you couldn’t make it, at the very end left corner of the airport (previous to the control) there is a supermarket called Louis Delhaize where you can buy some sandwiches for a fair price, remember that you will not be able to pass the control with liquids. What I usually do is carry with me an empty bottle and fill it in the toilet or in the fountains after the control.

Last but not least tip. Horror! You forgot to print your Ryanair check-in ticket and you know that you are going to be charged 70 euros! Do not panic! Never use Ryanair automatic machines to do that or you will end up paying the 70 euros. The airport has several internet stations with printers where you could use to reprint your boarding pass for a cheaper price (around 2 euros for 15 mins. of Internet. Completely worth it to avoid paying 70 euros!). This is only valid if you have already done the check-in online (available up to 4 hours before the flight).

I hope this information can help you saving some euros while travelling from/to the capital of Europe!

Y hubo boda…

julio 20, 2012

Si hace no mucho os contaba sobre la previa a la primera boda. Hoy, con un mes de retraso os vengo a relatar, de manera muy breve (que en verano me da demasiada pereza sentarme a escribir), cómo fue la boda.

Como ya dije, era la primera boda del grupo de amigos, así que los nervios, las novatadas y las prisas estuvieron a la orden del día. Para empezar llegamos apurando al máximo y tuvimos que hacer rechinar las ruedas del coche por las carreteras pirinaicas, nos cambiamos en el hostal donde pasaríamos la noche y me di cuenta de que el traje me quedaba demasiado grande porque la percha ya no es igual que la de antes (aunque peor fue lo de aquel que se presentó sin zapatos), llegamos muy justitos a la ceremonia y agradecimos la tradición no escrita de que la novia llegue tarde.

La ceremonia fue emotiva, y aunque mi intención era escaparme en cuanto pudiese y el sermón del cura incitaba a ello, los speech de los hermanos hicieron que la iglesia entera estallase en carcajadas. Una firma rápida de testigo y a la salida, pétalos y arroz para la pareja.

Pétalos y arroz a Isa y Miguel

Pétalos y arroz a Isa y Miguel

De ahí corriendo al hostal, que todavía había mucho que preparar. Tanto que algunos nos perdimos gran parte del almuerzo, aunque peor lo pasaban los novios haciéndose fotos bajo un sol de justicia con la mejor de las sonrisas. Un picoteo rápido, muchas fotos y al banquete.

Hasta bien entrada la tarde, algunos desafortunados no pudimos disfrutar tanto como nos hubiese gustado porque seguíamos ultimando los preparativos del regalo, fotos por aquí, fotos por allá, impresiones y algún que otro compañero haciendo demostrar a la pareja delante de sus padres, que no son tan santos como parecen y son capaces de beberse una copa hasta arriba de un buen vino al coro de la muchedumbre.

Fotos bajo el sol de justicia, el grupo de amigos.

Fotos bajo el sol de justicia, el grupo de amigos.


Fotos bajo el sol de justicia, los Euplos

Fotos bajo el sol de justicia, los Euplos

Y cuando todo pasó, llegó la fiesta. Cada uno se dió a lo que mejor se le da. Unos bailaron como posesos, otros bebieron en exceso, algunas preparon gorros de gomaespuma que lucimos durante horas, algunos grabamos muchos mensajes en una videocámara preparada para ello, muchos hicieron fotos, dos pecaron en el baño, varias fumaron a escondidas como si fuesen quinceañeras, la quinceañera tuvo su primer desencanto con el alcohol, casi todos firmamos en un libro que luego les entregaríamos pero todas y todos reímos y lo pasamos estupendamente hasta que a eso de las 3 se acabó todo y con un sentimiento a partes iguales de felicidad y de “por favor, que no haya otra boda pronto” nos retiramos a nuestros aposentos paso previo por la piscina y por una reubicación de camas porque algunos decidieron reencontrarse y otros nos quedamos desamaparados…

Al día siguiente no teníamos muy claro el plan, pero terminanos comiendo por Fiscal, conduciendo muchos kilométros en un gabinete sicológico móvil y al llegar, le dimos otro regalo al novio de parte del equipo de fútbol…

En fin, pareja, que como ya os repetimos mil veces, nuestros mejores deseos. Que si vuestro matrimonio sigue las pautas de la boda: con Isa al timón y con Tig como el mejor grumete, con un grupo de amigos dispuestos a haceros pequeñas putaditas pero con corazón y rodeándoos de tan buena gente, seguro que trinfuáis. ¡Enhorabuena!