Archive for 26 febrero 2008

Caigo enfermo…

febrero 26, 2008

Hacía tiempo que no escribía nada, normal cuando no suceden cosas extraordinarias. Desde el último post han pasado casi dos semanas, en esas dos semanas me he dedicado a buscar proyecto sin éxito, a salir durante el fin de semana y a dedicarme casi única y exclusivamente a una asignatura que cada clase que pasa me gusta más “Perl and Unix for bioinformaticians”.

Vamos, que me he iniciado en Perl y estoy pensando en que poco a poco le daré bastante uso para hacer todas las cosas que hasta ahora hacía con bash.

Y bueno, el título del post viene por algo, hoy he caído enfermo por primera vez en todo el Erasmus. Ya me extrañaba  mi que no me pasase esto, suelo caer 2 veces al año y ya tocaba… Me he pegado casi 20 horas en la cama, despertándome única y exclusivamente para tomarme alguna que otra medicina, cambiar las sábanas y beber agua, pero parece que va a peor. ¡Creo que voy a tener anginas! lo que significar empezar el maldito ciclo de antibióticos cada 8 horas, y todo esto sin papá o mamá que eran los encargados de traerme la pastillita o el sobre con agua a las 8 de la mañana.

Espero no llegar a eso que además este fin de semana tengo visita… ¡Os mantendré informados!

Anuncios

Receta: Salmón con champiñones a la crema

febrero 14, 2008

Vaya título, ¿eh?. La verdad es que es un salmón con una salsa que creé un día que estaba inspirado, me gustó y la verdad es que se ha convertido en un plato que cocino muy de vez en cuando pero que está riquísimo.

Ingredientes para 2 personas (comida o cena romántica que hoy es San Valentín…)

  • 500 gr de salmón (yo utilizo congelado porque es lo que hay aquí, pero con fresco seguro que está mucho más rico).
  • 200 gr de champiñones
  • 2 cebollas pequeñas
  • 250 ml de nata
  • Aceite, sal y pimienta molida
  • Un acompañante (no creo que lo/la encontréis en el súper… y si encontráis ya me diréis donde que por aquí no encuentro)

Lo hago por separado aunque se puede mezclar al final, vayamos por partes.

Para la crema: se pocha la cebolla, a fuego muy lento con bastante aceite de oliva y se sazona. Luego se echan los champiñones cortados a láminas y se hacen a fuego un poco más fuerte. Los champiñones reducen mucho así que no os asustéis si parece que hay muchos. Cuando están bien hechos, se añade la nata y bastante pimienta molida, diría que una cucharilla de café pero id probando poco a poco. Se cocina durante unos 5 minutos y se reserva.

El salmón: se cocina con un poco de aceite en la sartén y a fuego medio-alto, si es mas gordote bajad el fuego para que se haga bien por dentro, no os paséis ya que si no quedará seco y no jugoso.

Se sirve el salmón y se presenta en el plato con la salsa. Si queréis se le puede dar el último calentón a la salsa echándola en la sartén donde está el salmón.

El plato quedará así:

Salmón con champiñones a la crema

Salmón con champiñones a la crema

Receta: Albóndigas / almóndigas

febrero 14, 2008

Ya, os habréis reído al leer el título, ¿quién es el cateto que dice “almóndigas”? Pues no lo sé, de hecho mi diccionario de corrección automático del ordenador no lo reconoce como palabra y sin embargo, tras una discusión y una visita al diccionario de la R.A.E veo que es lingüisticamente correcto, que le vamos a hacer.

Pero bueno, que no soy ningún Reverte para poner a parir la lengua ni un Arguiñano para cocinar, pero como lo segundo se me da mejor, es algo que intento.

Ingredientes para 4 personas:

  • 600 gramos de carne picada (a mi me gusta la mezcla de cerdo y vaca, pero aquí solo consumo de vaca que es lo que hay).
  • 1 huevo
  • Harina
  • 4 o 5 ajos
  • Aceite, sal, perejil

Lo primero que se hace es lavarse las manos, nunca lo he dicho antes porque lo daba por hecho, pero es que en está receta vamos a tocar carne en plan sobón, así que un poco de higiene no vendrá nada mal.

Se echa la carne picada en un recipiente muy amplio, se echa el huevo, se sazona, se pican los ajos muy pequeñitos (lo mejor, usar un mata-ajos o como se llame este cacharro donde metes un ajo, aprietas y sale totalmente triturado por el otro extremo), se echa un poquillo de perejil y se empieza a mezclar bien con las manos, si no queréis que se os quede pegada la carne podéis poneros un chorrito de aceite y frotar.

Una vez que tenemos la mezcla, se hacen pequeñas bolitas, con 600 gramos os saldrán unas 16 albóndigas/almóndigas (que mal me sigue sonando…) pero depende mucho del tamaño que queráis darle. Esas bolas se pasan por un poco de harina y se fríen a fuego medio dándoles la vuelta cuando sea necesario para que se hagan bien por dentro. Cuando ya estén se sacan y se reservan para acompañar con la salsa que más nos guste, a mi personalmente con salsa de tomate, aunque mi madre hace una salsa de almendras riquísima (pero nunca se lo he dicho… ).

Se pueden congelar sin problemas y así sólo hace falta calentarlas cuando las saquéis. Yo las suelo utilizar para la pasta, así que hiervo la pasta y luego en una sartén la refrío después de haber descongelado las albóndigas/almóndigas en la misma sartén.

Así son antes…

Albóndigas antes de freir.

y así quedan después…

Albóndigas ya fritas

Receta: Tomate frito casero

febrero 14, 2008

Hoy he salido pronto de clase y he decidido ponerme a cocinar para tener comida para varios días. Me he pegado más de 4 horas en la cocina y para que quedé patente lo que hago aquí va una recetita.

El tomate frito casero lo hago generalmente para acompañar pasta, arroz, albóndigas… Se puede usar para todo, pero mi repertorio es un poco escaso así que lo uso en lo que sé hacer. Algunos quizás os preguntéis que porque me hago el tomate casero, que cuesta un rato, si ya lo venden hecho. La verdad es que no me gusta mucho comer tomates de estos fritos que no saben a nada y los que están bastante buenos (probad el “tomate frito casero” de la marca “Hacendado”) les falta ese toque mágico y sabroso.

Después de está introducción, manos a la obra aunque esta vez lo haré sin cantidades específicas ya que yo he hecho para muchas veces y lo voy a congelar pero para que os hagáis una idea una lata de tomate natural viene bien para un acompañamiento de unas 3 o 4 personas dependiendo de lo que os guste mojar (¡pan, no otra cosa! 😉 )

Ingredientes (para litro y medio aprox):

  • 4 latas de tomate natural (si podéis usar el de toda la vida mejor, aunque habrá que rallarlo / troceralo)
  • Una cabeza de ajos
  • Cebollas, yo he puesto 7 porque eran pequeñitas y porque me encanta la cebolla, si son más grandes con 3 o 4 debería valer.
  • Aceite de oliva, sal, pimienta, orégano y albahaca.

Hacerlo es muy sencillo, primero se corta y se sofríen un poquillo los ajos hasta que esté doraditos (con bastante aceite, no seáis rácanos que seguro que estáis rodeados de aceite de oliva y yo me tengo que conformar con usar vegetal… 😦 ). Luego se añade la cebolla troceada, el tamaño según os guste, a mi no me gusta excesivamente picada pero hay gente que prefiere evitar encontrarse trozos grandes. Cuando ya está pochadita (a fuego lento unos 20 minutos) se añade la sal y luego se echan las latas de tomate. Se pone el fuego al máximo o casi al máximo y se fríe el tomate. Añadir sal, pimienta, orégano y albahaca al gusto, a mi la albahaca me parece imprescindible pero allá cada uno con sus gustos. Si queréis corregir la acidez del tomate podéis echar una o dos cucharillas de azúcar aunque yo prefiero ese toque ácido característico del tomate.

Se fríe durante una media hora más o menos sin tapar o con una tapa con agujeros (¡tened cuidado que salpica mucho y mancha!), id probando para encontrar el punto y cuando esté listo lo retiráis del fuego, esperáis a que se enfríe y congeláis para otras veces, así cuando queráis usarlo sólo hay que echarlo en la sartén u olla y esperar a que se derrita.

Happy eating!

Tomate frito casero

Receta: Espinacas con champiñones gratinadas

febrero 4, 2008

Bien, como prometí que en este weblog también iba a ir subiendo recetillas de lo que como por aquí para que papá y mamá vean que no como sólo pasta y arroz, aquí va la primera aunque he de decir que no soy nada experimentado en esto así que las cantidades, tiempos y demás son bastante aproximados.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 Kg de espinacas congeladas (por aquí, en Dinamarca, no hay frescas)
  • 400 g de champiñones
  • 4 o 5 ajos
  • 200 g de queso rallado (he usado enmental y havarti)
  • medio litro de leche
  • X g de harina
  • aceite, sal y pimienta

Primero se sofríen los ajos con un chorrito de aceite en la sartén, cuidado que se suelen quemar rápido, yo los hago a fuego medio. Los champiñones se cortan al gusto (rodajas, tacos…) y se echan cuando los ajos están ya doraditos y se echa una pizca de sal. Los champiñones menguan mucho, así que no os preocupéis al ver mucha cantidad en la sartén, cuando ya están hechos se añaden las espinacas congeladas y se dejan unos 15 o 20 minutos hasta que están hechas, moviendo de vez en cuando para que los bloques congelados se vayan deshaciendo.

Mientras tanto se aprovecha para hacer la bechamel, para ello se echa un poco de aceite en una perola, cuando está caliente se añade un poco de harina, no sé decir, unas 4 o 5 cucharadas soperas. Se sofríe un poquito y se añade leche poco a poco sin parar de remover hasta que alcanza la textura adecuada, a mi me gusta bastante líquida y más para recetas como esta. Añadir sal y pimienta al gusto.

Cuando ya están las espinacas se ponen en un recipiente que soporte el horno, he usado cerámica pero me gusta mas el cristal (cuestión de pijerios). Se cubren las espinacas con la bechamel y se pone el queso por encima, se podría añadir quesos algo más fuertes como azul o roquefort, yo he optado por enmental y havarti y he puesto por encima un poquito de pimienta.

Se mete al horno a gratinar, recordad que para ello se pone a la máxima potencia y sólo arriba. Se esperan unos 10 minutillos y ya deberían estar listas para comer.

La verdad es que tenían buena pintas y de gusto no estaban nada mal, aunque quizás con una bechamel un poquito más espesa hubiese quedado más separado por capas y no habría que haberlo comido con cuchara… 😉 Os pongo una foto a continuación aunque lo mio es cocinar y no presentar, pero bueno…

espinacas gratinadas