Archive for the ‘disfraz’ Category

¿Boda? No, ¡Piratada!

noviembre 29, 2012

Llevo mucho tiempo con esta entrada pendiente y de hecho no me gusta romper el orden cronológico de eventos en el blog pero por una cosa u otra no he tenido mucho tiempo de contaros una de las mejores experiencias de todo el verano y encima, ahora, voy a hacerlo de una manera muy breve, pero no puedo dejarlo pasar más tiempo.

Hace más o menos un año, nuestra queridísima MaryQueen nos anunciaba que se casaba, no en un sentido tradicional de la palabra, pero sí en el sentido de que por fin iba a formalizar la relación que tenía con su colega (creo que nunca lo llamó de otra manera).

Fue el último fin de semana de agosto, hace ya casi dos meses cuando nos dirijíamos a un pueblo perdido de Cáceres. Allí iba a tener lugar la unión, pero como digo, no iba a ser de una manera tradicional. Los dos son de otro tipo de gente, ese tipo de gente al que le gusta hacer las cosas de otra manera, que intentan salirse de los márgenes establecidos porque saben que lo convencional es aburrido, rutinario y que, en el fondo, las cosas distintas son las que les hacen ser como son, geniales.

Bienvenida

Me contaron que la idea de hacer una unión distinta venía por algo así como una tradición de uniones fuera de lo convencional en el grupo de amigos y esta vez no iba a ser distinto. No iba a ser una boda, iba a ser una Piratada: dos días enteros de diversión y emoción, mucha emoción.

El reencuentro ese viernes por la tarde de el puto Yuis, SúperGuille (y Zulemita), Charly (y la Luisa), MariTe, MariLi y yo, con el recibimiento de MaryQueen ya daba a entender que el fin de semana no iba a ser algo fácil de olvidar. La cabaña con su cofre de pequeños tesoros, la nota de bienvenida, los pañuelos para la ocasión, el reloj donde lucimos nuestras mejores galas eran solo el principio.

¡Piratas!¡Saltad!

Durante el sábado nos convertimos en corsarios o bucarenos según dictaban las reglas y competimos por ser los mejores en diversas pruebas. Al grito de ¡leña! y ¡al abordaje! fuimos pasando el día entre muchas risas, trampas y puntuaciones demasiado ambiguas porque el ganar tampoco importaba tanto.

Ceremonia

Por la tarde nos engalonamos con nuestras mejores posesiones y acudimos a la ceremonia; no sé decir si fue el lugar, la pareja sincerándose como lo hizo, los compañeros leyendo las mil y una aventuras vividas o el ver que esa amiga que empezó siendo una amiga de 5 minutos se había convertido en algo importante para todos nosotros y se emocionaba como lo hizo, pero esa ceremonia me emocionó como ninguna otra lo había hecho hasta el momento; pero los Piratas no lloran así que en varias ocasiones tuve que respirar muy hondo y abrir los ojos al máximo para que los ojos se secasen rápido y nadie pudiese ver que el corazón de este pirata estaba siendo tocado…

Por la noche cenamos como reyes, si es que alguna vez hubo un rey pirata, demostramos nuestras mejores aptitudes como bailarines para sopresa de los novios y continuamos la fiesta hasta que el cuerpo aguantó, algunos más que otros, todo hay que decirlo.

Viggo’s Crew

Y al día siguiente, pese a que sabíamos que era la previa a una amarga despedida seguimos disfrutando de cada instante: cumpleaños, piscina, paella, regalos, abrazos, besos y un ”hasta pronto” que, probablemente no será hasta muy pronto, pero dará igual, porque lo que empezó hace 5 años ya nunca terminará.

¡De dibujos animados!

diciembre 19, 2011

Ciertas tradiciones existen de toda la vida y otras, simplemente, se instauran por la repetición de un evento cada cierto tiempo. Este es el caso de la celebración de nuestro cumpleaños (Jaime, Sara, Juan, Rober y Nacho) en el que cada año, desde hace tres, montamos una fiesta de disfraces con una temática preestablecida, si hace dos años se hizo sobre películas, este año tocaba de dibujos animados.

La prepración de la fiesta fue increíble, muchas horas de cocina, mucho alboroto, menos tiempo del que hubiésemos necesitado y muchas risas. La fiesta posterior, todavía mejor.

Los disfraces que pudieron verse fueron:

  • Blancanieves
  • Bender
  • Benji (Paralotodo) Price
  • Vilma Picapiedra
  • Mark Lenders
  • La Abeja Maya
  • El oso/lobo amoroso
  • Oliver Atton
  • Mochilo
  • Lila
  • Genji
  • Dr. Zoyberg
  • Chaoz
  • Capitan Haddock
  • Atenea
  • El Inspector Gadget
  • Pitufina (x2)
  • Johny Bravo
  • Pincho
  • Sailor Neptuno
Disfrazados de dibujos animados

Disfrazados de dibujos animados

Como podréis comprobar el nivel de los disfraces ha ido subiendo muchísimo y las votaciones fueron extremadamente complicadas. No había disfraz que no se hubiese merecido el título pero como siempre, tiene que haber un ganador, los resultados fueron los siguientes.

Vencedores y vencidos

Vencedores y vencidos

  • El mejor disfraz: Bender
  • El más original: Genji
  • El peor: El oso/lobo amoroso

Una fiesta genial, a la altura de la ocasión y gracias a la cual, cumplir años y acercarse vertiginósamente a los 30, duele menos.

Viaje por Transilvania

noviembre 23, 2010

Pues ya hace tres semanas que los becarios hicimos un viajecito por Transilvania pero hasta hoy no me he sentado a relatarlo, así que aquí voy.

Ya llevábamos casi un mes en el país, y el alma viajera que nos caracteriza a todos ya nos pedía a gritos huir de la fría, vieja y sucia Bucarest para conocer nuevos lugares. La idea inicial era alquilar un coche y cruzar al país vecino, Bulgaria, pero por problemas con las agencias de coches (según los rumanos, los búlgaros son lo peor y roban coches, cuatro compañías nos dijeron lo mismo así que algo de verdad tendrá el asunto), tuvimos que cambiar los planes y decidimos internarnos en la misteriosa Transilvania.

Viernes 29
Salimos corriendo del trabajo para hacernos las maletas y dirigirnos a la compañía de alquiler de coches (tuvimos que hacerlo con Europcar y más tarde nos arrepentiríamos)…

Nuestra primera parada sería Sibiu, una ciudad de 155 mil habitantes con muchísimo encanto. Al volante la única mujer del viaje, ¡qué bien lo hizo!. Paramos en cierto restaurante de carretera donde comimos el típico micii (especie de salchicas especiadas que me encantan y típicas del país) y luego, con la carretera ya a oscuras y donde vimos más de un imbécil al volante, conseguimos atravesar varios pueblos hasta llegar a nuestro destino, Sibiu.

Calles de Sibiu

Calles de Sibiu

Sibiu es una ciudad que en 2007 fue declarada “Capital Europea de la Cultura” y le sentó fenomenal, uno de cada tres edificios ha sido declarado patrimonio histórico. Allí nos alojamos en el Flying Time Hostel,barato y muy recomendable debido al precioso edifcio donde se encuentra y a la discoteca que tiene en el sótano.

Nos tomamos alguna cerveza tranquilamente y luego lo dimos todo, la noche allí no defraudó.

Sábado 30

Casas con ojos en Sibiu

Nos vigilan en Sibiu

Para lo que había sido la noche anterior se puede considerar que madrugamos mucho. Recogimos todo y nos pusimos a visitar toda la ciudad. La ciudad se merece su fama, la mayoría de las cosas interesantes se encuentran en el centro histórico así que nos dirigimos a la oficina de turismo y luego seguimos recorriendo las calles empedradas y contemplando las casas con los tejados “con ojos”.

A la hora de comer decidimos marcharnos hacie nuestro próximo destino, Cluj-Napoca, haciendo una parada por el camino para disfrutar de la comida típica del país.

Cluj-Napoca

Adina, Pablo y Alex en Cluj-Napoca

Sobre las 5 de la tarde llegábamos a nuestra segunda parada. Nos costó bastante encontrar el albergue que anunciaba tener parking y luego no resultó ser así. Dejamos todo en la habitación, una ducha para despejarnos y de nuevo vuelta a la calle a hacer algo de turismo nocturno (vimos bastantes cosas intersantes que al día siguiente tendrían menos encanto), un descanso en un bar, una cena en un restaurante y por último la preparación para volver a salir de farra. Se celebraba Halloween en muchos bares y tuvimos que improvisarnos unos “disfraces”… 🙂 al final, acabamos donde recomienda todo el mundo, el Janis, una especie de bar/cueva donde pasar la noche pasa volando y más, si disfrutas de buena compañía como con la que nos encontramos nosotros.
Halloween en Transilvania

Los cuatro preparados para la noche de los muertos

Domingo 31
Volvimos a madrugar, pero afortunádamente, con el cambio de hora nos dimos cuenta que podíamos dormir una hora más, ¡toooma! gritaron algunas…

Mirando a Cluj, de espaldas

Mirando a Cluj, de espaldas

De nuevo, una ducha reconfortante, recogida del campamento, un desayuno bastante bueno y a recorrer la ciudad…Repetimos bastantes zonas de interés y la verdad es que nos gustaron más de noche; como la ciudad no es muy grande nos recomendaron la vista desde lo alto de la montaña que colinda, la verdad es ququee nos gustó aunque sufrimos para subir todas aquellas escaleras…

Saltando en el monasterio de monjas de Alba-Julia

Salto en el monasterio

Sobre la hora de comer escapamos de la ciudad estudiantil por excelencia para dirigirnos a un monasterio de monjas situado en mitad de las montañas y posteriormente a Alba-Julia, ciudad cuyo centro histórico se encuentra rodeado por una muralla bastante impresionante, dimos una vuelta por los alrededores y aprovechamos para comer en un restaurante situado dentro de la muralla muy bien ambientando en el medievo.

Cuando cayó el sol, decidimos ponernos rumbo a nuestro siguiente destino, Mihalt, donde la abuela de nuestra compañera nos daría de cenar exquisiteces, nos acogería y nos trataría como auténticos reyes.

Lunes 1
Nos pusimos en pie bastante pronto ya que el día se presentaba largo. Se nos hizo raro despertarnos sin esa mala compañera llamada resaca pero que agredecimos enormemente.

Dejamos a un lado la ciudad más triste de Rumanía, Copsa Mica, antigua ciudad insdustrial de la que hoy quedan poco más que ruinas, para llegar a Sighisoara, ciudad natal de Vlad Tepes.

Sighisoara

Sighisoara

Allí nos perdimos entre sus calles empedaradas, sus escaleras de madera, su cementerio y la casa natal de Vlad Tepes. Quisimos entrar en los museos pero allí también cierran los lunes así que nos quedamos con las ganas de ver el museo de historia y de las torturas.

Se nos hizo tarde para comer y el tiempo achuchaba, teníamos que devolver el coche a las cinco y el atasco que nos íbamos a encontrar en Bucarest no ayudaría nada de nada. De pasada vimos Brasov a lo lejos con la promesa de que volveríamos pronto y tras un buen rato de mirar el reloj sin parar, aparecíamos justo a tiempo en la agencia de coches…

Europcar quiso engañarnos, bueno, quizás no, pero así nos sentimos. Al entregar el coche nos dijeron que tenía un golpe y tendríamos que pagar los desperfectos. Nosotros estábamos seguros de que no lo habíamos hecho así que una de dos, o el coche ya estaba así, o algún graciosete al aparcar nos dejó el regalito, conclusión: 75 euritos que pagamos entre todos y que nos dejaron un último sabor amargo de tan agradable viaje.

¡De cine!

noviembre 13, 2009

Hace exáctamente una semana, el viernes 6. Celebramos el cumpleaños Sara, Juan, Nacho y yo. Como hacíamos una fecha bastante señalada (los 25, menos Nacho que hacía 26) decidimos hacer algo grande y memorable, así que se propuso un cumpleaños temático, donde todo el mundo tendría que venir disfrazado de una temática similar… ¡de cine!.

La fiesta en sí estuvo genial, comida en abundancia, bebida acorde, decoración algo improvisada, una sala de fiestas reservada y algo de buena música reproducida por un equipo no tan bueno.

Los disfraces que pudieron verse fueron:

  • Mia Wallace (Pulp Fiction).
  • Campanilla.
  • Mary Poppins
  • Terminatrix (Terminator 3)
  • Chicago Girls (2)
  • El deshollinador (de Mary Poppins)
  • Alex (Naranja Mecánica) (2)
  • Cappos (2)
  • Tomb Raider
  • Indiana Jones
  • Aladdin
  • Joker
  • Mijo (Sin City)
  • William Wallace (Braveheart) (2)
  • Catwoman
  • Bond, James Bond
  • Woody (Toy Story)
  • Terminator
Todos disfrazados

Disfrazados de películas

La verdad es que todos los disfraces estuvieron curradísimos, no nos esperábamos tanto nivel, de hecho, los organizadores habíamos preprado un concurso que prentedíamos ganar, pero al final no fue así. El resultado de las votaciones fueron:

  • El mejor disfraz: Mary Poppins.
  • El más original: Aladdin.
  • El “nunca más”: Santi (el hombre sin disfraz).

A continuación, un par de fotografías donde apreciar mejor los destalles:

Chicas disfrazdas

Chicas: de película

Chicos disfrazados

Chicos: de película

Despues de acabar la fiesta y recoger todo un poco, decidimos salir de fiesta por el “Casco”. Allí lucimos los disfraces de películas aunque poco a poco, la mella del alcohol se empezaba a notar y fuimos cayendo a lo largo de la noche, pero bueno, eso es otra historia…

Me despido con mi mas sincero agradecimiento, tanto a los organizadores de la fiesta, como a todos aquellos que la hicieron posible, con su presencia, sus risas y por supuesto, sus regalos 🙂

¡Piratas!

febrero 24, 2009

Ya estoy aquí de nuevo, podría volver a empezar con una disculpa de mi pseudoabandono a este, mi diario… pero bueno, ya lo he hecho varias veces así que iré directo al asunto.

Como muchos sabréis, este fin de semana eran Carnavales y por consiguiente había que disfrazarse. Le cogí el gustillo el año pasado a esto de disfrazarse, así que este tenía que seguir con la tradición de ser otro “yo” por una noche. Esta vez tocaba de piratas (por decisión unánime), no de los piratas somalíes que tanto se han puesto de moda últimamente ni de los que se dedican a descargar música o pleículas de manera “ilegal”. Por una noche fuimos Piratas de los 7 mares, Piratas del Carible, corsarios o saqueadores…

Temibles Piratas

Temibles Piratas

Sara y Bea de Piratas

Sara y Bea de Piratas

Estuve unos días dándole vueltas a como sería mi disfraz, pensaba hacérmelo todo yo, como acostumbro a hacer con los disfraces, ya que me siento mejor que bajando a comprármelo a la tienda del barrio. La cosa fue fácil, una camisa blanca que yo creo, jamás me había puesto, una camiseta que destrocé a modo de chaleco, unos cordones hechos a base de otra tela trenzada, pañuelo en la cabeza, parche a partir de un vaquero viejo, unos pantalones de mi hermano y algo de maquillaje. Al final la cosa quedo más o menos bien, como podéis ver en la foto (falta el parche y pantalones).

Banquete tras el saqueo

Banquete tras el saqueo

Nos juntamos para cenar en casa de Kua, Patri, Sara, Bea, Nacho y yo, donde tras una larga preparación de la cena, cenamos cual Piratas en un barco tras un buen botín. Comida abundante y no menos bebida, esta vez tocaba cerveza, el ron lo dejaríamos para luego. Salimos luego de marcha por los bares del casco de Zaragoza, ya algo entonados y con ganas de abordar algún que otro bar. Seguimos bebiendo y pasándolo extremádamente bien. Conseguimos pagar más de 18 chupitos con monedas de chocolate que habían costado menos de 2 euros, es lo que se consigue con un buen disfraz y una buena interpretación, y por supuesto un camarero con ganas de echarse unas risas y caer bien a la clientela.

Cuidado, temibles Piratas...

Cuidado, temibles Piratas...

Cerraron esa zona de marcha y tuvimos que desplazarnos hacia tierras más prósperas donde pudiésemos seguir trasegando, reconozco que perdí un poco la noción del tiempo (y porque no decirlo, del espacio), y entre esos vacíos recuerdo ir montado en una bicicleta, con Kua detrás “atacando” de manera amistosa a la gente que paseaba por la calle y dándoles muerte con nuestras espadas de plástico. En una de esas conocimos a una SuperWoman, simpática mujer que se ofreció a hacernos fotos mientras simulábamos un juicio pirata al subirnos a una tabla de planchar que encontramos en un contenedor, dicho juicio acabó con trágicas consecuencias ya que una tabla de planchar no está pensada para soportar a dos personas, y por supuesto, cedió y aunque yo conseguí saltar, el juez que pinchaba mi espalda con su afilada espada, cayó de culo recibiendo el castigo divino merecido. Aun con todo, conseguimos engañar a SuperWoman para que viniese con nosotros a surcar los mares en busca de nuevos tesoros.

Seguimos la fiesta en la discoteca Green como viene siendo habitual. Por supuesto no paramos de beber, no recuerdo si bailé en algún momento, ya que la noche se volvió demasiado confusa, recuerdo que conseguimos unos chupitos de criptonita que destrozaron a la valiente SuperWoman, por mucho que se empeñó, no consiguió tumbar a estos grumetes. La discoteca cerró, y algunos, muy pocos, que seguíamos con ganas de fiesta, decidimos prolongar un poco más la noche (que ya se había convertido en mañana), y continuamos la fiesta hasta las 11 de la mañana.

Al final, una caída en la bici, una vuelta a casa un tanto difusa y una entrada triunfal en casa a las once y media de la mañana, donde el Capitán (papá) y la segunda de a bordo (mamá) se guardaron de pedir explicaciones a este intrépido grumete que había conseguido convertir otra noche en inolvidable…