Archive for the ‘cocina’ Category

Visitando Marrakech

julio 5, 2014

Uno de los principales propósitos de este año era viajar y descubrir lugares nuevos así que, aprovechando que desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos al país del norte de África y que llevaba mucho tiempo queriendo pisar aquello, a mediados de marzo, decidimos viajar a Marruecos.

Esta vez no hubo diario de viaje y tampoco redactaré el día a día pero quería dejar plasmada aquí la experiencia que supuso todo aquello. Además, esta vez y tras bastante tiempo, no viajaba en grupo pero sí acompañado.

Desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos a diversos puntos de Marruecos, por horarios y conexiones decidimos que la mejor opción sería volar a Rabat un jueves y desde allí coger directamente un tren que nos llevaría a Marrakech donde nos quedaríamos hasta el domingo.

La verdad es que iba sin ningún tipo de idea preconcebida pero al pisar el aeropuerto de Rabat me sorprendí de lo nuevo y cuidado que estaba todo. Tuvimos algún que otro contratiempo con la tarjeta al no poder sacar dinero y nos asustamos creyendo que íbamos a tener que subsistir con el poco dinero en efectivo que llevábamos. Algo que iba a ser un problema porque Marruecos no es nada barato…

Puesto Marrakesh

Puesto Marrakesh

Durante los 4 días que estuvimos recorrimos la ciudad perdiéndonos por calles abarrotadas donde todo el mundo intentaba vendernos algo y algunas mucho menos transitadas. Nos alojamos en Ben Salama donde pese al contratiempo inicial (nos la clavaron en el taxi) nos acogieron muy y hasta nos invitarón a una comida el último día. No hicimos ninguna excursión al desierto (queda pendiente) pero intentamos disfrutar de las cosas típicas de allí: hamman y masaje por todo el cuerpo (primera vez en mi vida y tendré que repetir), curso de cocina tradicional, compra en mercados locales, regateos para al final no comprar nada, conciertos…

Pollito al limón

Pollito al limón

La verdad es que el viaje me dejó muy buen sabor de boca pero creo que tendré que repetir para hacer todo aquello que quedó pendiente.

Ruinas en Marrakesh

Ruinas en Marrakesh

Anuncios

Receta: Salchicas al vino blanco

mayo 20, 2012

Como estoy desde hace un tiempo de amo de casa voy probando algunas nuevas recetas sencillas que incorporo a los menús semanales. En Rumanía compré una vez salchichas pero su bajísima calidad me hizo cometer el error una sola vez, y aunque volví con cierta reticencia a comprarlas, últimamente me ha dado por comprar y cocinar de diversas maneras, aquí va una de ellas rápida y muy sabrosa. Espero que os guste.

Ingredientes para 4 personas:

  • 16 salchichas (aprox 1200 gr)
  • 2 cebollas
  • 1 vaso de vino blanco
  • Pimienta en grano
  • Sal y aceite

Ingredientes: salchichas al vino blanco.

Ingredientes.

Lo primero que vamos a hacer es marcar las salchichas, para ello pondremos un poco de aceite en una sartén grande y profundo a fuego medio alto. Cuando el aceite esté caliente, echaremos las salchichas pinchadas previamente con un tenedor repetidas veces para que suelten juguillo y no se rompan, y las tendremos muy poquito rato. Les iremos dando vuelta para que se hagan un poco por todo, pero solo es hasta que cojan un poco de color dorado. En mi sartén tengo que hacerlo en dos tandas porque no me caben todas. Cuando están hechas las sacamos y las reservamos en un plato. Es importante que no tiremos el jugo que han soltado en la sartén ya que es una mezcla de agua y grasa de la carne que le dará un buen sabor al resto.

Cortaremos las cebollas a trozos grandes, yo la parto por la mitad y luego a tiras de medio dedo de anchura. Cuando tengamos las dos cebollas cortadas, las echaremos al aceite de la sartén (con todo el jugo) a un fuego bajito y las tendremos un buen rato, unos 15-20 minutos dándole vuelta constántemente para que vayan pochándose. Cuando estén transparentes echaremos un poco de sal, volcaremos el plato con las salchicas, unos cuantos granos de pimienta negra (una cucharada) y un vaso de vino blanco. Dejaremos cocer hasta que se haya evaporado casi todo el vino y las salchichas se hayan impregnado de él.

Se sirve caliente y en un plato llano. Se puede poner bonito con una cama de la cebolla pochada, las salchicas encima y la salsa vertida por encima o alrededor. También se puede moler un poco de pimienta por encima una vez servidas.

¡Un truco! Si tenéis prisa podéis cortar las cebollas lo primero y mientras se van haciendo las salchichas tener en el microondas, a potencia media-fuerte durante unos 5-8 minutos las cebollas. Luego en la sartén solo tendrán que estar 3 o 4 minutos. No quedarán igual de buenas pero puede compensar la calidad/tiempo.

Salchichas al vino blanco

Salchichas al vino blanco

Happy eating! 🙂

Receta: Falafel

abril 2, 2012

(Esta receta la escribí hace muchos meses pero nunca llegué a terminarla por falta de fotos del proceso ya que me apetecía subirla con un “paso a paso”, de todos modos, como no sé cuando volveré a hacer falafel la subo y ya pondré fotos del proceso más adelante.)

En mi última receta, me lanzaba a hacer hummus por primera vez así y como había comprado bastantes garbanzos y me sobraban decidí hacer otra receta típica de los países árabes y que utiliza el garbanzo como base, el falafel.

El falafel es una comida que también me encanta, que puede servirse como un plato fuerte o como aperitivo, apta para vegetarianos y gente a las que le guste poco las legumbres, porque de verdad, cambia tanto el sabor que no parece que se estén comiendo garbanzos…

Ingredientes para 2-4 personas:

    Para el falafel:

  • 250 gr. de garbanzos secos (no se pueden utilizar cocidos)
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 ajo
  • 1 cucharada de tahini
  • Aceite, sal, pimienta y perejil
  • Para la salsa tzatziki:

  • 1 yogur
  • 1 pepino
  • 1/2 cebolla grande
  • Sal y perejil

La elaboración es sencilla pero necesitaremos tener los garbanzos remojados con anterioridad (8 – 12 horas), esta vez no hay truco que valga así que anticiparse al día en el que se quiera preparar.

Se vierten en un recipiente los garbanzos remojados, la media cebolla, el ajo, la cucharada de tahini y se bate bien con la batidora o robot, se puede ir añadiendo un poco de agua si la máquina no puede con ello pero que en ningún caso quede líquido, necesitamos una masa bastante espesa. Cuando veamos que está todo bien batido y no queda ningún garbanzo sin triturar, añadimos una cucharilla de sal, 1/4 de pimienta, una cucharada de perejil picado (mejor fresco) y mezclamos bien. Yo añado solo esas verduras pero se pueden añadir otras para diversas variantes y darles un toque de color como zanahoria, guisantes…

Tendremos una sartén con abundante aceite (dos dedos) y bastante caliente (puede ser complicado encontrarle el punto porque si está muy caliente no se harán del todo y si no está muy caliente es posible que empapen demasiado aceite), yo suelo ponerlo a medio alto y darles varias vueltas a las bolitas. Con esa pasta espesa y no muy fina (no es importante aunque creo que se podría pasar por el pasapurés para conseguir otra textura) tendremos que ir formando bolitas de un tamaño un poco mayor al de una nuez que iremos vertiendo en el aceite caliente para que se frían. Hay gente antes de echarlas a la sartén las pasan por una harina de garbanzo muy fina (se puede hacer en casa triturarando muy bien garbanzos secos) para que tengan un toque más crujiente por fuera, a modo de pan rallado pero a mí me salen suficentemente crujientes sin necesidad de la harina. No echaremos muchas de golpe en la sartén para que no se enfríe mucho el aceite e iremos dándoles vueltas conforme se vayan dorando, cuando tengan un color dorado por todas partes las iremos sacando a un papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

El falafel se puede servir con muchísimas salsas: picante, de queso, tomate… a mí me gusta especialmente con tomate picante o con tzatziki que es la que explicaré porque es muy fácil de hacer y le da un toque más exótico todavía. Se pela un pepino, se le quitan las pepitas y se corta en taquitos muy pequeños, se podría triturar pero a mí me gusta encontrarme trocitos. La cebolla también se pica muy fina, si a alguien no le gusta se puede eliminar pero le da un toque crujiente muy apetecible. Se vierten en un bol ambos vegetales y se echa por encima un yogur natural (importante que no sea azucarado) y se remueve bien, se le añade un poquito de sal y un poquito de perejil fresco picado finito para que le de un toque de color.

Se puede servir de muchas maneras, cuando yo lo hice no me curré mucho la presentación pero os pongo el plato a continuación. Podéis servir las bolitas frías o calientes, con la salsa por encima o en pequeños recipientes alrededor, sobre un lecho de ensalada o incluso en bocadillo (sonará raro pero está buenísimo). Os animo a todos a que probéis esta receta porque de verdad, el sabor es exquisito.

Falafel con tzatziki

Falafel con tzatziki

Happy eating!

Receta: Hummus

septiembre 12, 2011

Aún recuerdo que cuando era pequeño tenía cierta aversión a los garbanzos, más que por el sabor era por la insistencia de la abuela a dármelos 4 veces por semana, si entonces me hubiesen dado hummus no sé si lo hubiese aceptado o no pero hoy sé que me encanta. Sabía que la receta era extremadamente fácil pero nunca me había lanzado a ello hasta ayer… el resultado fue bastante satisfactorio así que aquí tenéis la receta que os puede servir para preparar un aperitivo rápido o para alguna comida o cena exótica…

Ingredientes para un aperitivo de 4 a 6 personas:

  • 250 gr de garbanzos secos (o 400 gr. ya cocidos)
  • 3 cucharadas de tahini
  • 1 limón
  • 1 ajo
  • Pan de pita o pan de molde tostado
  • Aceite, sal, pimienta, perejil y pimentón
Ingredientes para hummus

Ingredientes para hummus

Si utilizamos garbanzos secos habrá que ponerlos previamente a remojar durante 8 o 12 horas, a mí esta vez se me olvidó así que busqué algún truco para cocer los garbanzos duros y salió bien, consistió en hervirlos durante un par de horas con una cucharadita de bicarbonato y luego dejarlos a remojo una hora más. Si utilizamos garbanzos de bote los escurriremos y los aclararemos.

Se mezclan en un recipiente los garbanzos, un ajo picado, tres cucharadas de tahini, dos cucharadas de aceite de oliva, una cucharilla de sal y el jugo de medio limón exprimido (yo no tenía así que puse salsa de limón ya preparada) y un poco de pimienta negra molida. Batimos bien con la batidora o el robot. Si vemos que la máquina no puede con ello podemos añadir un poquito de agua pero sin pasarnos para que no quede líquido, tiene que quedar una masa bastante espesa. A mí gusto puede quedar incluso grumosa pero se puede pasar por el pasapurés para hacerla mucho más fina. Probar y corregir el punto de sal.

Todo recién batido

Todo recién batido

Yo creo que debe servirse frío así que lo mejor es dejarlo un tiempo en el frigorífico antes de servirlo pero hay gente que lo prefiere del tiempo así que puede servirse recién preparado.

La manera de presentarlo suele ser acompañado con pan (en los países árabes se suele comer con pan de pita que se utiliza para recoger directamente el puré del plato o bol) pero yo tosté pan de molde, pimentón espolvoreado por encima y aceite. Además le puse un “camino” de perejil para hacerlo más vistoso.

Hummus

Hummus

Happy eating!

Receta: Pescado blanco al microondas

junio 28, 2011

Como desde que volví de viaje hace ya 16 días estoy sin gas y aquí la mayoría de las cocinas son de fuego (nada de eléctricas que salen muy caras) llevo dos semanas y algo comiendo cosas “frías” o tirando de las reservas que tenía en el congelador.

Hoy me he hartado y como no es que haga mucho calor en la calle me apetecía cenar algo caliente así que me he lanzado a innovar cocinando al microondas. Sí, suelo utilizarlo bastante para ganar tiempo pero no para recetas completas, hoy he tenido que hacerlo y el resultado ha sido bastante satisfactorio para el poco tiempo invertido…

Ingredientes para una persona:

  • 250 gr. de pescado blanco, concrétamente Alaska Pollock (aquí no abunda mucho el pescado fresco).
  • Media cebolla roja (se puede utilizar blanca)
  • Un poco de mantequilla
  • 2 ajos
  • Sal y una pizca de perejil picado (yo he usado seco, mejor fresco).

Ajos fritos al microondas

Ajos fritos al microondas

Para ir ganando tiempo cortaremos los dos ajos en filetes y los pondremos en un recipiente pequeño que aguante el microondas (un vaso vale), pondremos un poquito de mantequilla (media nuez) y si el perejil es fresco lo pondremos ahora, si no, no. Metemos al microondas a potencia media alta durante 1 minuto más o menos. Es importante que vayáis controlando porque los ajos se queman muy rápido y amargan. Cuando veais que se han tostado los ajos sin llegar a quemarse sacamos y agregamos una pizca del el perejil seco picado. Dejamos reposar.

Aros de cebolla al microondas

Aros de cebolla al microondas

Ahora vamos a cortar la media cebolla a rodajas finas, se podría en juliana si preferís pero no quedará tan bonito (podéis hacerlo mientras se hacen los ajos, pero ¡id controlando!). Una vez que la tengamos cortada la pondremos en un recipiente apto para microondas (yo he usado un plato), cubriendo el fondo, y pondremos por encima un poquito de mantequilla en cada una y meter al microondas durante un minuto y medio más o menos.

La cebolla debería estar casi hecha, pinchad con un cuchillo y que no llegue a estar ni muy dura ni muy blanda. Ahora salamos la cebolla, ponemos el pescado por encima, lo salamos y ponemos un poquito de mantequilla en cada filetillo de pescado. Solo quedar tapar con un film y meter al microondas durante un par de minutos más o menos. Yo no he pinchado el film y ha sacado mucho agua el pescado, creo que porque era congelado pero se puede probar a pinchar, iré haciendo pruebas.

Pescado listo para meter al micro

Pescado listo para meter al micro

Sacamos con cuidado del microondas, si estaba tapado el vapor quemará bastante. Solo falta emplatar, se sacan los filetes de pescado por un lado y los aritos de cebolla por otro, por último ponemos encima de los filetes los ajos que habíamos reservado del principio y si queremos adornar ponemos un poquito de perejil por encima.

Pescado al micro ¡listo!

Pescado al micro ¡listo!