Archive for 27 agosto 2010

Receta: Quiché Lorraine

agosto 27, 2010

Pues bueno, como viene siendo habitual, me voy de casa y me toca cocinar así que aquí os presento una receta que tendría que haber subido hace mucho tiempo, de hecho creía que la tenía ya escrita y he tenido que usar el buscador para darme cuenta que no.

La quiché es un plato que me encanta, bastante calórico, eso sí. Básicamente consiste en una masa brisa rellena de lo que apetezca, dentro de un tiempo subiré algún otro tipo, hoy vamos con la Lorraine (de jamón y queso).

Ingredientes para 4 personas (tocará a una ración generosa):

  • 1 masa brisa (se puede comprar hecha)
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 150~200 gr de taquitos bacon/jamón york
  • 200 gr de queso rallado y que funda bien (se puede usar havarti, emmental, mezclar varios…).
  • 7 huevos grandes
  • Sal, pimienta y orégano

Se necesita también un molde redondo de horno, puede ser de cristal, de silicona o de metal, si tiene ondulaciones mejor, más bonito quedará.

La preparación es bastante sencilla. Se pinta el molde con aceite para que luego la masa no se pegue, esto es echar una cucharada de aceite y extenderla bien por todo el molde, incluídos bordes y parte exterior del borde. Se coloca la masa en el molde y se extiende con los dedos hasta que queda bien cubierto el molde. Se coloca el mismo papel que viene en la masa (en caso de ser comprada, si no, se utiliza papel de aluminio o papel de horno) y se pincha la superficie repetidas veces con un tenedor para hacer agujeros en la masa y evitar que suba durante la cocción. Se puede poner encima del papel vasitos de cristal o habas algo pesadas para conseguir el mismo efecto. Se cocina la masa en el horno durante unos 10 minutos a temperatura media 180~200°C arriba y abajo.

Mientras la masa se cocina en el horno podemos aprovechar a ir haciendo el relleno, para ello, en un bol grande se echan los 7 huevos y se baten, luego se echan el resto de ingredientes: bacon, queso y nata, se añade la sal, la pimienta y el orégano y se remueve bien, quedará una masa algo espesota que tendremos que verter en la masa ya cocida.

Se mete todo al horno, temperatura media durante unos 20~30 minutos. Dependerá un poco del horno, yo aquí, en Madrid tengo ¡horno de gas! que encima no soporta las dos potencias así que la tengo unos 30 minutos a un poco más de temperatura solo abajo.

Antes de sacarla del horno verificar que está hecha, para ello fijaos que por encima esté dorada y que al pincharla con un cuchillo salga éste limpio; si es así, taparla con un trapo de cocina limpio o un papel de cocina y dejar reposar unos 10 minutos hasta que baje.

Quiché Lorraine

Quiché Lorraine

¡Ya está lista para comer! Happy eating!

Madrid, ¿ciudad de los sueños?

agosto 23, 2010

Bueno bueno bueno, llevo ya una semana y un día en esto de Madrid y no he dado señales de vida por aquí, la verdad es que tampoco he tenido tanto tiempo…

Como muchos sabéis me encuentro en Madrid haciendo un curso para convertirme en becario del IC3X (sí, tengo que escribirlo así porque no me permiten ponerlo bien escrito, ya me entendéis…), es un mes y medio de sufrimiento previo al disfrute de un año en el extranjero, ¡qué ganas!.

Respecto al curso comentaré que es bastante aburrido, los dos primeros días consistieron en un tostón acerca de la organización, de los compromisos… y luego parece que ha ido mejorando algo porque vamos haciendo clases prácticas y se hace más ameno.

Becarios IC3X

Unos cuantos becarios...

Respecto a los compañeros, pues también muy bien. Somos unos 70 y la verdad es que hemos hecho un grupo majo y bastante grande aunque supongo que a lo largo del curso nos iremos dividiendo en pequeños grupos. De momento resulta bastante útil ser un grupo tan numeroso ya que las amenazas en las puertas de los bares para obtener descuentos funcionan a la perfección. Calculo que de los casi 70 que estaremos habrá un altísimo porcentaje de informáticos (diría que un 80%) pero por suerte tampoco me encuentro rodeado de muchos frikis, aunque alguno hay, claro (menos mal que no creo que me lean, porque esto es una manera ideal de hacer amigos) :D. Nah, muy bien, la verdad es que la mayoría somos gente fiestera y hemos dado cuenta de ello durante toda la semana. Si en junio y julio hice bastantes tripletes (jueves, viernes y sábado), aquí no sé ni que palabra utilizar…

Respecto a la ciudad, pues bueno, esto es Madrid, con sus cosas malas y sus cosas buenas. Hace un calor horroroso, y eso que los de lugar dicen que estamos en una semana “frejquita”, hay mucha gente y los mismos dicen que esto no es nada y que esperemos a septiembre, es cara en casi todos los aspectos: transporte, fiesta…; por otro lado aquí es fácil encontrar fiesta casi cualquier día, hay artistas callejeros, cosa que me encanta, y siempre se puede encontrar algo entretenido que hacer o para mí, que soy de fuera, con pasear y moverme por calles desconocidas ya me vale. Pero Madrid, lo siento, de momento me quedo con Zaragoza.

Respecto a la casita donde estoy, pues muy bien, la verdad. Estoy situado en Cuatro Caminos, muy bien conectado con el resto de Madrid y pierdo menos tiempo del que había pensado en ir y venir al lugar donde se realiza el curso. El barrio es un poco gueto de sudamericanos y pese a lo que algunos podrían pensar, estoy muy bien y no ha habido mayor problema que el olor persistente a plátano frito. Os pongo unas fotos de mi habitación (calidad un poco mala), y como veis tengo suficiente suelo para meter un colchón, y la cama también es grandecilla… 😉

Parte derecha de la habitación

Habitación 1

Parte izquierda de la habitación

Habitación 2

Para despedirme una reflexión. Si alguien dijo alguna vez que Madrid era la ciudad de los sueños, creo que tenía razón. La de los sueños porque cuando a primera hora de la mañana vas en metro no paras de ver gente desconocida ensimismada, quizás con un libro, una canción o simplemente mirando al vacío, gente que probablemente divague esperando que lleguen las vacaciones, gente que espera que termine ya la jornada laboral y volver a casa con los suyos, gente impaciente por bajar corriendo en Nuevos Ministerios y abrazar el/la que allí espera, gente con la maleta en dirección aeropuerto a celebrar la luna de miel… ¡Ay Madrid!, ¡me encantas!

Portugal

agosto 16, 2010

Vuelvo a escribir en el blog para relatar uno de mis viajes. Esta vez tocó al país vecino, Portugal.

Ya os he comentado alguna vez que siempre que viajo acostumbro a llevar un cuadernito conmigo que voy escribiendo para que no se me olviden las cosas, así que entre eso y la pereza que me da sentarme a escribir contaré todo de manera un poco resumida… ¡Ya me perdonaréis!

Domingo 1
Madrugamos mucho y Sara, Piluca, Alberto y yo nos pusimos rumbo hacia el oeste de la península. Como siempre poca planificación, solo algunos sitios importantes que ver (se encargó Piluca) y la comida, lo demás, lo dejamos todo a la improvisación que suele acompañarnos en estos viajes y pocas veces se equivoca.

Primera noche

Primera noche

Después de conducir todo el día, atravesar Soria, Valladolid, el Burgo de Osma (donde cayeron unos torreznos exquisitos, -recomendación de Sara-) y Zamora entramos en el país vecino, por el norte previo rellenado del depósito, que en Portugal la gasolina va mucho más cara.

Visitamos Bragança, pueblecillo con algo de encanto por el castillo y un casco histórico rodeado plenamente por una murralla y cuando empieza a caer la noche nos impacientamos por encontrar un sitio donde dormir. Al final, muy cerca de Botica encontramos un camping baratísimo, ¡12 euros por todo (4 personas, 1 tienda, 1 coche)!.

Lunes 2
Visitamos Braga (ciudad bastante bonita), Bom Jesus (santuario elevado famoso por un ascensor de agua) y Guimaraes (ciudad con un castillo, una ermita y un centro histórico apetecible para pasear) y luego viajamos hacia el sur en busca del camping de Vila-Char, esta vez algo más carillo, nos cuesta 21 euros.

Martes 3

Los cuatro en Oporto

Los cuatro en Oporto

Tras un rato al volante toca ciudad grande, Oporto. La ciudad en sí me encanta, quizás se vea demasiado pobre en algunos barrrios pero en general me gusta mucho. Callecitas estrechas y empedradas, el puente Luis I siempre de fondo, una bodega donde nos tomamos unos Oportos y compramos algunas botellas…

Después de todo el día paseando hacemos noche en el camping de San Jacinto, también muy barato (¡11 €!) aunque exigen sacar el coche fuera.

Miércoles 4

Caras en Aveiro

Caras en Aveiro

Visitamos Aveiro, la mal llamada Venezia portugesa. Estuve hace 2 años en Venezi ay bueno sí, quizás se de un aire, pero sin que sirva de precedente, esta vez me toca defender a los italianos…

Durante buen parte del día paseamos por calles bonitas y empedradas, los canales de fondo y barquitas (que no góndolas) haciendo recorridos por el río.

Luego decidimos irnos a un camping pronto para tener algo de descanso, dormimos en Penacova, camping que nos cuesta 10,60 €.

Jueves 5
Visitamos Coimbra. La ciudad nos parece atractiva. Muchas cuestas para llegar a todas partes por callecillas empedradas que empezamos a odiar. Enormes edificios utilizados como facultades y muchas fachadas con pintadas antisistema y anticapitalistas, parece que la juventud universitaria todavía tiene algo de conciencia en el país vecino. Además conocemos a un par de chavales de Zaragoza con los que coincidiremos en varias ocaciones más a lo largo del viaje.

Por la noche dormimos en el camping municipal de Pataies, muy cerquita de la playa donde nos damos un baño.

Viernes 6

Somos 6, no 4

Somos 6, no 4

Visitamos algunos pueblos pequeños, entre ellos Nazaré, que según se promocionan tiene la playa más tipica de Portugal; bueno, quizás sí la tenga pero para irme a esa playa tan típica me voy a Salou, que es igual excepto por las olas.

Más tarde visitamos Óbidos, una ciudad algo medieval, con murallas rodeándola y casas antiguas, muy bonita la verdad.

Dormimos en el camping municipal de Peniche, baratísimo y con bastante fiesta, muy lleno y con baños algo desagradables.

Sábado 7

Caballitos en Batalha

Caballitos en Batalha

Visitamos Mafra, un pueblo donde solo llama la atención una iglesia bastante grande, Ericeira, pueblo costero bastante bonito donde nos comemos un arroz con marisco y algunas cosas típicas de la región, Sintra, al que le prestamos poca anteción debido al cansancio pero que tiene pinta de ser bastante bonito y por último vamos al camping de Cascais, algo más caro pero con la playa también muy cerca donde nos pegamos un baño entre olas consierables.

Domingo 8

Los 4 en Lisboa

Los 4 en Lisboa

Llegamos a nuestro último destino, Lisboa. Visitamos la parte norte y más turística después de comprarnos un pase diario para el transporte público (3,75 €). Luego, ya reventados, decidimos ir al Barrio Alto pasando por Chiado (barrio rico) donde nos tomamos una cerveza en una terraza con unas vistas preciosas y luego nos pusimos a buscar el camping donde cenaríamos y dormiríamos; nos costó bastante encontrarlo y nos salió cara la jugada (36 €).

Lunes 9
El lunes era el día de terminar de ver Lisboa pero por un contratiempo (nada grave) tuvimos que volver a Zaragoza. Cruzamos Portugal a través de una autopista que pensábamos sería carísima pero resultó ser asequible (15 €) y después de muchas horas de conducción, sobre las 23:50 horas llegábamos a Zaragoza.

La verdad es que Portugal me ha gustado mucho tanto por paisajes como por gente, es extremádamente barato así que recomendable para todo aquel que quiera gastarse muy poquito y tenga pocos días.

(Aprovecho estas últimas líneas para volver a disculparme por la escasa narrativa de la entrada.)