Archive for 8 julio 2014

La familia crece…

julio 8, 2014

Hace ya muchos años que el azar juntó a un grupo de jóvenes en una residencia estudiantil de un pequeño pueblo cerca de Copenhague. Algunos son (somos) incapaces de comprender qué es lo que pasó allí para que hoy, tanto tiempo después, todavía siga existiendo esa conexión tan fuerte…

Algunos tomaron una dirección y otros tomaron otra pero es curioso ver que, pese a que el tiempo pasa, seguimos siendo capaces de juntarnos un fin de semana (esta vez en Barcelona) y sentarnos alrededor de una mesa como si fuese ayer cuando compartíamos experiencias sobre nuestras vidas, estudios de última hora, cenas internacionales, risas y lloros, llegadas y despedidas, viajes, pósteres, más risas, el embutido traído de España, abrazos, vídeos muy ñoños, cumpleaños improvisados, disfraces, noches de karaoke…

En Barcelona

En Barcelona

La familia crece y ya no somos tan pocos (vienen las parejas y vienen los niños), ya no bebemos tanto y a cambio vamos a comer a sitios mejores, paseamos por la ciudad hacia adelante y no hacia atrás pero seguimos riéndonos, abrazándonos y besándonos. El cariño nos permite reirnos los unos de los otros: le pedimos a uno que le ponga crema en la carita al más nuevo sabiéndo que éste se echará a llorar y le decimos a la mayor que se case y que el niño le queda bien. Le decimos a uno que nos ponga la canción que sonaba en el móvil cada noche, al que se va a dormir que se vaya porque es demasiado bueno al juego de adivinar canciones y al que no hablaba más que de guarradas le decimos que qué bien lo ha hecho teniendo a quien tiene. Y la que falta le decimos que la echamos de menos y que nadie nos da los buenos días como ella.

La familia crece

La familia crece

Los más pequeños no saben muy bien de que va la cosa, se equivocan diciendo que eres el más guapo pero te lo crees y les robas un beso y una pulsera que nunca terminan. Los otros nuevos, que vienen a acompañar, acaban siendo uno más.

En Colón

En Colón

Y tú, que malcrees no haber cambiado, prometes que escribirás sobre éso, y aunque no te apetece mucho, cuatro meses después acabas sentándote y haciéndolo porque hay cosas que merecen ser contadas y además, sería demasiado injusto contar sólo la primera parte.

Anuncios

Visitando Marrakech

julio 5, 2014

Uno de los principales propósitos de este año era viajar y descubrir lugares nuevos así que, aprovechando que desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos al país del norte de África y que llevaba mucho tiempo queriendo pisar aquello, a mediados de marzo, decidimos viajar a Marruecos.

Esta vez no hubo diario de viaje y tampoco redactaré el día a día pero quería dejar plasmada aquí la experiencia que supuso todo aquello. Además, esta vez y tras bastante tiempo, no viajaba en grupo pero sí acompañado.

Desde Bruselas hay bastantes vuelos baratos a diversos puntos de Marruecos, por horarios y conexiones decidimos que la mejor opción sería volar a Rabat un jueves y desde allí coger directamente un tren que nos llevaría a Marrakech donde nos quedaríamos hasta el domingo.

La verdad es que iba sin ningún tipo de idea preconcebida pero al pisar el aeropuerto de Rabat me sorprendí de lo nuevo y cuidado que estaba todo. Tuvimos algún que otro contratiempo con la tarjeta al no poder sacar dinero y nos asustamos creyendo que íbamos a tener que subsistir con el poco dinero en efectivo que llevábamos. Algo que iba a ser un problema porque Marruecos no es nada barato…

Puesto Marrakesh

Puesto Marrakesh

Durante los 4 días que estuvimos recorrimos la ciudad perdiéndonos por calles abarrotadas donde todo el mundo intentaba vendernos algo y algunas mucho menos transitadas. Nos alojamos en Ben Salama donde pese al contratiempo inicial (nos la clavaron en el taxi) nos acogieron muy y hasta nos invitarón a una comida el último día. No hicimos ninguna excursión al desierto (queda pendiente) pero intentamos disfrutar de las cosas típicas de allí: hamman y masaje por todo el cuerpo (primera vez en mi vida y tendré que repetir), curso de cocina tradicional, compra en mercados locales, regateos para al final no comprar nada, conciertos…

Pollito al limón

Pollito al limón

La verdad es que el viaje me dejó muy buen sabor de boca pero creo que tendré que repetir para hacer todo aquello que quedó pendiente.

Ruinas en Marrakesh

Ruinas en Marrakesh