Archive for the ‘agradecimientos’ Category

¡Adiós 2013!

diciembre 31, 2013

Otro año más que toca a su fin y, pese a no haber escrito por aquí mucho, mantendré la tradición de recapitular en unas líneas lo que ha supuesto el año.

Si tuviese que definir en una frase el 2013 diría que es el año en el que me hice mayor. Y no porque antes me considerase pequeño o inmaduro pero sí que pasé a ver las cosas de otra manera, y eso lo achaco a la edad. Sobre todo, aprendí que las decisiones se toman, y que una vez tomadas no merece la pena darles más vueltas. Que si se eligió mal, se eligió mal, y aunque nunca viviremos la opción que no escogimos no por ello tenemos que evitar tomar la decisión. Aprendí a decir que no en muchos aspectos de mi vida y me volví más honrado conmigo mismo, además aprendí de muchos errores, supongo que eso también va con la edad.

Rechacé irme a la otra parte del mundo porque por primera vez mi cabeza me decía que no era el momento, que ahora tocaba parar por un tiempo, probablemente no para echar raíces pero por lo menos frenar esa huída que lleva acompañándome tanto tiempo y para pensar sobre si realmente huyo o es que persigo algo que todavía no sé bien lo que es.

Algunos se fueron, lloré en las despedidas y supe que, como siempre, es el precio a pagar por los que viven vidas de un sitio para otro. Otros pocos, muy pocos esta vez, llegaron para compartir momentos irrepetibles que se sostendrán en el tiempo. Cuestioné el término de la amistad y supe que con el tiempo, también evoluciona.

Volví a viajar tras mucho tiempo sin hacerlo y me di cuenta de lo mucho que me sigue gustando: recorrí montañas en bicicleta y paseé por calles de ciudades famosas.

Llamé por teléfono solo para escuchar voces que creía que haber olvidado y muchas mañanas y noches llamé para reescuchar otras que ya conocía muy bien.

En definitiva, que crecí y aprendí; que de eso se trata este paseo por la vida. Y ahora, a por el Nuevo Año, que pese a no hacerme propósitos ni promesas, estoy seguro de que será un año genial. Lo mismo os deseo a vosotros, que vuestros sueños se hagan realidad…

¡Feliz 2014!

¡Feliz 2014!

Au revoire, Brussels

abril 5, 2013

More than five months ago I wrote, complaining a lot bit, about the new experiences that was about to start while living and working in Brussels. For the first time I felt a bit insecure about taking a step like those I usually take leaving everything behind and starting a, let’s call it like that, a new life.

I am aware that I haven’t written at all about my life here in the heart of Europe. I had some posts in my mind about wonderful places in Brussels, trips, visits and the common things I usually write about here in the blog but this time has been harder because, despite it will sound as an excuse, the truth is that I haven’t had much time. But well, as in every past occasion, I feel committed to write a short summary about the experience lived, and this time I am writing it in English as I think I owe that to all those I have meet during this experience, the most international experiences I have ever lived in my life.

Being honest I didn’t like so much the job I was doing in the European Commission although I consider that, after all, was a really nice experience which enriched me a lot; I neither liked the city despite the warnings from most of people that have spent here lot of time who said “give it time, once you know Brussels you will love it”, well, I will not say I love it but the truth is that after almost six months I realized that Brussels have some thing that none other cities I have lived in had, the international environment. It is amazing how many people from all around the world I have met here, I have learnt many things from many of them and I am sure that I am coming back to my country feeling more a citizen of the world than ever before!

And those people are the ones that, once again, acted like friends because yes, after 6 months most of them became friends. Some of them I am sure I will meet again, some, as has happened before, will part in completely different directions and probably will remain just as an amazing memory. Many people made from this experience and amazing one and although I am sure I will forget some of them, my special thanks goes to (in order of appearance):

  • The HappyFamily Sablon, former by two amazing girls who hosted and supported me during my first days in the city. They also became part of my sex-in-the-city-like chats about men and women.
  • Happy Family

    Happy Family

  • The JAMM, who became my family for many months and with whom I share walks home, sad and happy stories, amazing parties, brunches…
  • Crazy JAMMers

    Crazy JAMMers

  • The CONNECTers: who made my days in the European Commission much better. At the very beginning they were workmates, sooner they became friends with whom I drunk, ate fries and traveled to the coldest Belgium among other incredible things.
  • CONNECTers

    CONNECTers

  • The Others, a group of other stagieres (non-connecters) with whom I walked in crazy trips, ice-skating sesiones and crazy nights, like New Year’s Eve, which became one of the best nights there
  • My Greek teacher deserves a special entry here as with her patience I managed to learn the basis of Greek during hard lessons, laughs and songs.
  • Greek Team

    Greek Team

  • The people I met in the Commission who supported me and made my days much better, specially my office mate and a bunch of people from my unit and other units.
  • The visits that happily invaded my house from the very first beginning.

And yes, after a week in Spain, and although I wrote most of this while I was in the airport, I am realizing that maybe I should change the title and instead of saying “au revoire” I should say “à bientôt”… who knows?

¿Boda? No, ¡Piratada!

noviembre 29, 2012

Llevo mucho tiempo con esta entrada pendiente y de hecho no me gusta romper el orden cronológico de eventos en el blog pero por una cosa u otra no he tenido mucho tiempo de contaros una de las mejores experiencias de todo el verano y encima, ahora, voy a hacerlo de una manera muy breve, pero no puedo dejarlo pasar más tiempo.

Hace más o menos un año, nuestra queridísima MaryQueen nos anunciaba que se casaba, no en un sentido tradicional de la palabra, pero sí en el sentido de que por fin iba a formalizar la relación que tenía con su colega (creo que nunca lo llamó de otra manera).

Fue el último fin de semana de agosto, hace ya casi dos meses cuando nos dirijíamos a un pueblo perdido de Cáceres. Allí iba a tener lugar la unión, pero como digo, no iba a ser de una manera tradicional. Los dos son de otro tipo de gente, ese tipo de gente al que le gusta hacer las cosas de otra manera, que intentan salirse de los márgenes establecidos porque saben que lo convencional es aburrido, rutinario y que, en el fondo, las cosas distintas son las que les hacen ser como son, geniales.

Bienvenida

Me contaron que la idea de hacer una unión distinta venía por algo así como una tradición de uniones fuera de lo convencional en el grupo de amigos y esta vez no iba a ser distinto. No iba a ser una boda, iba a ser una Piratada: dos días enteros de diversión y emoción, mucha emoción.

El reencuentro ese viernes por la tarde de el puto Yuis, SúperGuille (y Zulemita), Charly (y la Luisa), MariTe, MariLi y yo, con el recibimiento de MaryQueen ya daba a entender que el fin de semana no iba a ser algo fácil de olvidar. La cabaña con su cofre de pequeños tesoros, la nota de bienvenida, los pañuelos para la ocasión, el reloj donde lucimos nuestras mejores galas eran solo el principio.

¡Piratas!¡Saltad!

Durante el sábado nos convertimos en corsarios o bucarenos según dictaban las reglas y competimos por ser los mejores en diversas pruebas. Al grito de ¡leña! y ¡al abordaje! fuimos pasando el día entre muchas risas, trampas y puntuaciones demasiado ambiguas porque el ganar tampoco importaba tanto.

Ceremonia

Por la tarde nos engalonamos con nuestras mejores posesiones y acudimos a la ceremonia; no sé decir si fue el lugar, la pareja sincerándose como lo hizo, los compañeros leyendo las mil y una aventuras vividas o el ver que esa amiga que empezó siendo una amiga de 5 minutos se había convertido en algo importante para todos nosotros y se emocionaba como lo hizo, pero esa ceremonia me emocionó como ninguna otra lo había hecho hasta el momento; pero los Piratas no lloran así que en varias ocasiones tuve que respirar muy hondo y abrir los ojos al máximo para que los ojos se secasen rápido y nadie pudiese ver que el corazón de este pirata estaba siendo tocado…

Por la noche cenamos como reyes, si es que alguna vez hubo un rey pirata, demostramos nuestras mejores aptitudes como bailarines para sopresa de los novios y continuamos la fiesta hasta que el cuerpo aguantó, algunos más que otros, todo hay que decirlo.

Viggo’s Crew

Y al día siguiente, pese a que sabíamos que era la previa a una amarga despedida seguimos disfrutando de cada instante: cumpleaños, piscina, paella, regalos, abrazos, besos y un ”hasta pronto” que, probablemente no será hasta muy pronto, pero dará igual, porque lo que empezó hace 5 años ya nunca terminará.

¡Hasta siempre, equipo!

septiembre 21, 2012

Aunque tengo varias entradas pendientes de publicar no quería dejar la ocasión de contar lo que ha pasado hoy. La intensidad del momento se merece escribirlo ahora, cuando todavía los sentimientos están a flor de piel.

Dejo mi trabajo para emprender una ¿nueva? vida. El futuro ya lo contaré más adelante, hoy quería hablar del pasado y el presente.

Casi cuatro meses han pasado desde que empecé a trabajar en aquella nave alejada de Zaragoza. Me encontraba perdido, muy perdido, en medio de un ambiente totalmente desconocido. Dio igual, al poco tiempo me di cuenta de que ahí iba a ser diferente: un equipo dispuesto a echarte una mano en cualquier momento, a sacrificar minutos de su tiempo libre para que tú también salieses a la hora, a explicarte con paciencia infinita términos que costaba comprender, a dejarse conocer mostrándo su lado más íntimo, a jugar en equipo…

96 Calidad

96 Calidad

He compartido risas, alegrías, penas, lágrimas e intimidades. Me llevo un recuerdo maravilloso, ¡gracias por todo, equipo!

Y hubo boda…

julio 20, 2012

Si hace no mucho os contaba sobre la previa a la primera boda. Hoy, con un mes de retraso os vengo a relatar, de manera muy breve (que en verano me da demasiada pereza sentarme a escribir), cómo fue la boda.

Como ya dije, era la primera boda del grupo de amigos, así que los nervios, las novatadas y las prisas estuvieron a la orden del día. Para empezar llegamos apurando al máximo y tuvimos que hacer rechinar las ruedas del coche por las carreteras pirinaicas, nos cambiamos en el hostal donde pasaríamos la noche y me di cuenta de que el traje me quedaba demasiado grande porque la percha ya no es igual que la de antes (aunque peor fue lo de aquel que se presentó sin zapatos), llegamos muy justitos a la ceremonia y agradecimos la tradición no escrita de que la novia llegue tarde.

La ceremonia fue emotiva, y aunque mi intención era escaparme en cuanto pudiese y el sermón del cura incitaba a ello, los speech de los hermanos hicieron que la iglesia entera estallase en carcajadas. Una firma rápida de testigo y a la salida, pétalos y arroz para la pareja.

Pétalos y arroz a Isa y Miguel

Pétalos y arroz a Isa y Miguel

De ahí corriendo al hostal, que todavía había mucho que preparar. Tanto que algunos nos perdimos gran parte del almuerzo, aunque peor lo pasaban los novios haciéndose fotos bajo un sol de justicia con la mejor de las sonrisas. Un picoteo rápido, muchas fotos y al banquete.

Hasta bien entrada la tarde, algunos desafortunados no pudimos disfrutar tanto como nos hubiese gustado porque seguíamos ultimando los preparativos del regalo, fotos por aquí, fotos por allá, impresiones y algún que otro compañero haciendo demostrar a la pareja delante de sus padres, que no son tan santos como parecen y son capaces de beberse una copa hasta arriba de un buen vino al coro de la muchedumbre.

Fotos bajo el sol de justicia, el grupo de amigos.

Fotos bajo el sol de justicia, el grupo de amigos.


Fotos bajo el sol de justicia, los Euplos

Fotos bajo el sol de justicia, los Euplos

Y cuando todo pasó, llegó la fiesta. Cada uno se dió a lo que mejor se le da. Unos bailaron como posesos, otros bebieron en exceso, algunas preparon gorros de gomaespuma que lucimos durante horas, algunos grabamos muchos mensajes en una videocámara preparada para ello, muchos hicieron fotos, dos pecaron en el baño, varias fumaron a escondidas como si fuesen quinceañeras, la quinceañera tuvo su primer desencanto con el alcohol, casi todos firmamos en un libro que luego les entregaríamos pero todas y todos reímos y lo pasamos estupendamente hasta que a eso de las 3 se acabó todo y con un sentimiento a partes iguales de felicidad y de “por favor, que no haya otra boda pronto” nos retiramos a nuestros aposentos paso previo por la piscina y por una reubicación de camas porque algunos decidieron reencontrarse y otros nos quedamos desamaparados…

Al día siguiente no teníamos muy claro el plan, pero terminanos comiendo por Fiscal, conduciendo muchos kilométros en un gabinete sicológico móvil y al llegar, le dimos otro regalo al novio de parte del equipo de fútbol…

En fin, pareja, que como ya os repetimos mil veces, nuestros mejores deseos. Que si vuestro matrimonio sigue las pautas de la boda: con Isa al timón y con Tig como el mejor grumete, con un grupo de amigos dispuestos a haceros pequeñas putaditas pero con corazón y rodeándoos de tan buena gente, seguro que trinfuáis. ¡Enhorabuena!