Archive for the ‘zaragoza’ Category

Tips for Brussels South Charleroi airport

marzo 18, 2013

I am now based in Brussels and due to the fact that I have a direct connection from here to my city (Zaragoza) with Ryanair, I thought it would be nice to share some tips regarding to that far-way-from-Brussels airport that I have discovered during these trips and that might help people saving some time and euros.

Although companies like Ryanair claim that it is a Brussels airport, the first thing to know is that the airport is located almost 50 kms away from Brussels itself, and thus it is not so easy and cheap to arrive as it is to the proper Brussels Airport (located only 11kms away).

In order to go from/to Brussels to/from the Charleroi airport, there are a couple of cheap options, both connecting Midi Station (where you can take several metros or trams) and the airport.

  • Shuttle-Bus: there is a shuttle bus every 30 minutes which will take around 1 hour and will cost 13 euros (22 return).b
  • Taxi: this option is much better as for the same price you will arrive earlier. People use to mistrust taxi drivers that offer them a ride to the airport but there is nothing to worry about! Those taxis, usually vans, are completely legit and the only issue is that you will have to wait until is full to leave. Not usually a problem as there are lot of people going from one place to another during common hour flights. The taxi stop is located in front of the shuttle station.
Where to take Taxis from Midi to Charleroi

Where to take Taxis from Midi to Charleroi

So, you have to buy some presents (usually chocolate) before leaving Belgium and you completely forgot? No worries! If you couldn’t buy anything in Midi Station (there is a Carrefour Express open every day) where you could buy chocolates, I suggest that you wait until the airport. There is a common tax-free shop where you could buy chocolates for a decent price. Be aware that although it is claimed that you can take a shopping bag with you apart from the hand luggage, Ryanair actually will not allow you! So whatever you buy you will have to put it into your hand luggage (I have seen people throwing away drinks and food on the boarding gate).

If you are planning to expend some hours in the airport or have a long flight and you don’t want to expend money on really expensive sandwiches or food my suggestion is that you try to buy something in Midi Station. Try to avoid airport food shops/restaurants as they are really expensive. Nevertheless, if you couldn’t make it, at the very end left corner of the airport (previous to the control) there is a supermarket called Louis Delhaize where you can buy some sandwiches for a fair price, remember that you will not be able to pass the control with liquids. What I usually do is carry with me an empty bottle and fill it in the toilet or in the fountains after the control.

Last but not least tip. Horror! You forgot to print your Ryanair check-in ticket and you know that you are going to be charged 70 euros! Do not panic! Never use Ryanair automatic machines to do that or you will end up paying the 70 euros. The airport has several internet stations with printers where you could use to reprint your boarding pass for a cheaper price (around 2 euros for 15 mins. of Internet. Completely worth it to avoid paying 70 euros!). This is only valid if you have already done the check-in online (available up to 4 hours before the flight).

I hope this information can help you saving some euros while travelling from/to the capital of Europe!

Anuncios

Escuela de Calor

mayo 7, 2012

Sí, hace tiempo que no escribo. Tengo unas ganas locas de gritarle al mundo y de comentar la triste actualidad, de escribir sobre ciertos pensamientos e incluso de dar rienda suelta a la imaginación y plasmar ciertos relatos últimamente mi cabeza se empeña en crear a partir de diversas situaciones… ¡Hasta he pensado en abrir otro blog!

Pero no será hoy, no queridas amigas y amigos, hoy tengo que dedicar una entrada a mi querido equipo de fútbol sala, el Escuela de Calor. Ocho eternos años hemos tardado en conseguir un triunfo, no es el de la más alta categoría ni mucho menos, claro que no somos los mejores así que sería injusto dárnoslo. Somos más bien un equipo normalito pero si algo nos diferencia del resto es la motivación y las ganas que le echamos. Hemos sacrificado planes, hemos tenido que anticipar las vueltas de muchos viajes, hemos tenido que ir a jugar cuando las resacas nos pedían quedarnos en el sofá toda la tarde, hemos sufrido jugando después de copiosas comidas… pero es que el Escuela, es el Escuela, un sentimiento incomprensible si no lo vives.

Me encantaría escribir una pequeña dedicatoria a todos los que conformamos ése equipo pero ya se encargó de eso nuestro siete en el vestuario; agradecer a nuestra escasa pero fiel afición sus gritos, ánimos y sufrimientos; e incluso relatar la crónica del partido que nos alzó a lo más alto. Pero no sé si es que la adrenalina todavía corre por mis venas o que en el fondo sé que seré incapaz de expresar con palabras lo vivido el sábado, los que estuvieron allí en el campo y los que, por desgracia, no pudieron estar saben de lo que hablo. Nuestro grito de guerra dice así: “!Vamos a darles? ¡Calor, calor, calor!” Y es eso lo que sentimos el sábado al alzar la copa, pero también lo que sentimos cada domingo en un partido cualquiera, será el calor de la amistad, la pasión por algo que nos une o qué se yo… Da igual, ¡enhorabuena, Escuela!

Escuela de Calor

Escuela de Calor

Muchos sabéis que odio el fútbol y quizás me tachéis de hipócrita. No estoy aquí para dar explicaciones a nadie, estoy en contra del negocio del fútbol y los fanatismos incomprensibles… algo que dista mucho de un equipo de amigos que se reúne los domingos. Eso sí, si llegamos a lo más alto y yo ya no puedo jugar por lo que sea, no lo dudéis, seré el hincha número uno…

¡De dibujos animados!

diciembre 19, 2011

Ciertas tradiciones existen de toda la vida y otras, simplemente, se instauran por la repetición de un evento cada cierto tiempo. Este es el caso de la celebración de nuestro cumpleaños (Jaime, Sara, Juan, Rober y Nacho) en el que cada año, desde hace tres, montamos una fiesta de disfraces con una temática preestablecida, si hace dos años se hizo sobre películas, este año tocaba de dibujos animados.

La prepración de la fiesta fue increíble, muchas horas de cocina, mucho alboroto, menos tiempo del que hubiésemos necesitado y muchas risas. La fiesta posterior, todavía mejor.

Los disfraces que pudieron verse fueron:

  • Blancanieves
  • Bender
  • Benji (Paralotodo) Price
  • Vilma Picapiedra
  • Mark Lenders
  • La Abeja Maya
  • El oso/lobo amoroso
  • Oliver Atton
  • Mochilo
  • Lila
  • Genji
  • Dr. Zoyberg
  • Chaoz
  • Capitan Haddock
  • Atenea
  • El Inspector Gadget
  • Pitufina (x2)
  • Johny Bravo
  • Pincho
  • Sailor Neptuno
Disfrazados de dibujos animados

Disfrazados de dibujos animados

Como podréis comprobar el nivel de los disfraces ha ido subiendo muchísimo y las votaciones fueron extremadamente complicadas. No había disfraz que no se hubiese merecido el título pero como siempre, tiene que haber un ganador, los resultados fueron los siguientes.

Vencedores y vencidos

Vencedores y vencidos

  • El mejor disfraz: Bender
  • El más original: Genji
  • El peor: El oso/lobo amoroso

Una fiesta genial, a la altura de la ocasión y gracias a la cual, cumplir años y acercarse vertiginósamente a los 30, duele menos.

Visita fugaz a Zaragoza

diciembre 30, 2010

La semana pasada me tocó hacer de turrón, vamos, volver a casa por Navidad. Por primera vez iba a pasar estas fechas tan señaladas (como diría aquel), lejos de casa así que decidí volver a casa por unos días.

Tenía además muchas cosas pendientes por hacer así que encima me vendría perfecto para hacer los recaditos pendientes y ver a toda la gente de allí, que aunque nunca se lo diga, llego a echarles de menos.

Jueves 23
El jueves cogí un avión al punto de la mañana con Alex (compañero de la oficina) tras unos pequeños incidentes en el bus de ida y algo mayores en el aeropuerto, donde casi estuvimos a punto de perder el vuelo por el caótico aeropuerto de Baneasa. Salían unos 8 vuelos al punto de la mañana y el control de pasajeros se convirtió en un embudo donde la gente, ansiosa por volver a ver a los suyos, decidió que empujar y gritar era una buena idea…

Compras para Bucarest

14 kgs de recados...

En Zaragoza hice los recados que me tocaban por la mañana con algún que otro susto, que el sistema informático de pasaportes de toda España se hubiese caído y fuese el único día en el que yo podía hacermelo antes de viajar al extranjero por Nochevieja, consiguió ponerme algo nervioso aunque bueno, el karma tenía que recompensarme de alguna manera y decidió que sobre las 19 horas ya me había hecho sufrir demasiado y conseguí sacármelo.

Por la noche cena con los amigos de la universidad (la técnica claro, en la “otra” no se hacen amigos). Echando la vista atrás ya hace 8 años que nos conocemos, parece mentira como pasa el tiempo pero es una gozada saber que, aunque cada uno por su lado, volver a juntarse alrededor de una mesa es como retroceder en el tiempo. Después de hartarnos de carne y sidra decidimos ir a bebernos lo que nos dejaron. Al final, a las mil en casa.

Viernes 24
Me levanté peor de lo esperado, una buena ducha y a seguir haciendo recados. El día pasó más o menos rápido hasta que llegó la hora de cenar. ¡Era Nochebuena!. Cenita en familia; algo sosa, la verdad, y es que ya no nos juntamos como lo hacíamos antes y poco a poco se va perdiendo el espíritu. No obstante sentarse 12 personas en una mesa alrededor de una buena comida (acojonante el “foie” de mamá) siempre es de agradecer.

No tenía intención de salir pero como la cena había acabado demasiado pronto decidí darme una vuelta y seguir quedando con toda la gente que tenía pendiente. Esta vez la noche fue rápida y pude acostarme relativamente pronto.

Sábado 25
¡Navidad! Desgracidamente ni Papá Noël, ni el Olentzero decidieron pasarse por casa a dejar ningún regalito, va a ser que no me he portado durante este año tan bien como creía…

Comida con toda la familia, esta vez sí, nos juntamos todos y lo pasamos en grande. Bebimos poco, comimos mucho y nos reímos más. Alargamos la sobremesa hasta bien entrada la tarde: póker, anécdotas y puestas al día. Después a casita a descansar un poco y a juntarme con más gente porque esa noche, iba a ser la grande…

Echamos unas cervezas, una cenita ligera y luego a quemar Zaragoza. Nos juntamos unos cuantos pero poco a poco fueron cayendo, menos mal que Bea y Nacho los últimos bastiones que quedan por aquellas tierras consiguieron aguantar todo el temporal y nos servimos de apoyo mutuo hasta bien entrada la mañana. ¡Genial!

Domingo 26
Todo el día por delante y todavía demasiadas cosas por hacer, comida con papá, mamá y la abuela, un poco de descanso, un coche que he regalado (o por lo menos cedido hasta nueva orden), un café con unas amigas que quedaba pendiente desde hacía mucho tiempo, preparar la maleta, un bocata muy bien acompañado, varias despedidas y un autobús que iniciaría el viaje más largo en el que me he embarcado…

Lunes 27
Todavía era domingo cuando, a las 23:20, cogía un autobús rumbo a Barajas. Mi intención era dormir unas tres horitas que sabía que me vendrían estupéndamente para lo que vendría por delante pero una atracción irresistible fue la culpable de que no dejase de hablar durante tres horas y cuarto. Nunca el trayecto Zaragoza-Madrid se me había hecho tan corto, no me hubiese importado que durase el doble…

Alex y yo nos bajamos en Barajas, cogimos las maletas y nos tocó esperar un rato al autobús que une las terminales. Cuando llegamos a la T1 decidimos que dormir una hora no vendría nada mal así que, acogidos por una vallado de policía, nos recostamos en el suelo abrazando nuestras maletas y nos brindamos a Morfeo.

Regalo de la mejor compañera de avión que pude tener

Regalo de la mejor compañera de avión que pude tener

Una hora y poco después nos levantábamos con un dolor horroroso de espalda. Estoy acostumbrado a dormir en el suelo pero estaba demasiado frío y a mi riñonada no le pareció buena opción. Facturamos, deambulamos por el aeropuerto probando colonias y a las 6:30 embarcábamos por la puerta B22…

A las 6:40 apareció el primer problema, el avión no parecía estar en concidiciones porque una puerta no llegaba a cerrar bien, no me importó así que me dormí hasta que el olor a quemado me despertó. La gente se empezó a impacientar porque se podía ver algo de humo y el ingeniero no parecía arreglar nada. Dos horas después bajábamos del avión… oh oh…

Vuelo con 10 horas de retraso

¡Retraso!

Fueron pasando las horas y no teníamos noticias, un sandwich y una bebida, obsequio de la casa, gente alterada, gitanos (sin desprecio) tocando el acordeón y gitanas bailando al son del música intentaban alegrar el ambiente, una chica demasiado alterada que no pudo contenter su frustación y se derrumbó, una compañía de mierda (EasyJet) que no puso gestionar un incidente como aquel, hojas de reclamaciones, gritos, más esperas, más sandwiches, menos ánimos y la final, después de 10 horas consiguieron reubicarnos en otro avión… por fin podría volver a “casa”.

A las 21:15, con diez horas de retraso, aterrizábamos en Bucarest. Despedidas de amigos que el destino quiso unir y cuya amistad, breve pero intensa, supuso un gran alivio para sobrellevar todo lo pasado… ¡Gracias!

¡Soy ingeniero informático!

marzo 10, 2010

Pues sí queridos lectores, tras tres años y medio desde que empecé la carrera, ayer, por fin la terminé.

Mi paso por esa puta universidad llamada CPS podría resumirse en:

  • Primer año: mañana y tarde en la uni (tanto tiempo allí que me obligó a dejar de lado mi vida personal… ¡nunca más!), excasas pero buenas amistades, muchas prácticas y mucho estudio que dieron como resultado muchas asignaturas aprobadas.
  • Segundo año: Erasmus en Dinamarca, que mejor eslogan que: ¡Probablemente el mejor año de mi vida! Muchas amistades, mucha fiesta y casi todas las asignaturas que me faltaban aprobadas.
  • Tercer año: empiezo el Proyecto Fin de Carrera (PFC) a finales de año, mi intención es hacerlo rápidamente y acabar cuanto antes. Definitavamente no sé compaginar estudios y trabajo. Un trabajo que prometía ser llevadero pero que la rutina y el aburrimiento hicieron insoportable… ¡Por lo menos aprobé la última asignatura que me faltaba: compiladores II!
  • Cuarto año: Después de varios intentos de presentar en PFC en diversas convocatorias, por fin, en la convocatoria de febrero consigo entregarlo. El día 9 de marzo lo defiendo y el tribunal considera que soy apto (todavía no sé la nota). Objetivo cumplido: ¡soy ingeniero informático!

Para los que os intersen detalles más técnicos: mi PFC consiste en el desarrollo e implementación de SILCO (Servicio Informático de Localización y Catalogación de Orquídeas), consiste en una aplicación web desarrollada para permitir a un grupo de usuarios gestionar diversas poblaciones de orquídeas y luego poder realizar tareas sobre ellas: generar mapas corológicos, comentarlas, compartirlas con el resto de usuarios… Y además, incluyo una parte acerca de la web semántica: permito a los usuarios generar metainformación en RDFa para incluir en sus páginas personales y por otro lado, permito consultas sobre un repositorio RDF cruzándolo con información disponible en cualquier recurso de Internet. Si todo esto no te ha sonado a chino o simplemente tienes curiosidad, puedes descartarte la memoria.

¡Gracias a todos los que durante estos 3 años y medio habéis sido un apoyo moral y físico en todos los aspectos! No nos engañemos, sin vosotros también lo hubiese logrado, quizás hasta en menos tiempo, pero estoy seguro de que no hubiese sido tan divertido… 🙂