Archive for the ‘experimento’ Category

30 (y pico) cosas que hacer antes de los 30

febrero 8, 2014

Desde que cumplí los 29 años llevo queriendo escribir esta entrada que poco a poco he ido postergando hasta hoy…

El tiempo pasa y uno se va dando cuenta de que se hacer mayor, los mas jóvenes se ríen de ti cuando te quejas de que te haces mayor y te dicen que tú aun eres joven; y los viejos te dicen lo mismo, que tú aun eres joven. Y es así, porque en el fondo eres joven pero te das cuenta de que hay cosas que antes podías hacer que ya no haces: salir dos días seguidos te cuesta, las rodillas se quejan cuando les metes mucha caña, algún que otro sábado te quedas en casa porque sí y a descansar, planeas todo con más antelación y así, un sinfín de cosas que antes ni te imaginabas.

Dicen que existe una crisis de los 30, esa que te hace darte cuenta de precisamente éso, que te haces mayor y que ya te puedes ir olvidado de la vida universitaria para siempre. Que las locuras que no has vivido hasta entonces posiblemente ya no se darán y que te empieces a cuidar. Por eso hay mucha gente que no había hecho deporte en su vida y que se pone a correr como si mañana fuese a por una maratón (y olé por ellos, todo hay que decirlo) y otros, escriben una serie de cosas que quieren hacer antes de los 30 porque se creen que después la vida será un aburrimiento y se pertenecerá a otra especie de vida llamada adultos.

A mí no creo que me pase, pero por si acaso, aquí va la lista que escribí en octubre y que, dentro de unos meses, espero poder decir satisfecho que entro a los 30 habiendo cumplido las treinta y pico de la lista…

  • Sección deporte:
    1. Saltar en paracaídas
    2. Correr una maratón
    3. Correr 10k en menos de 42 minutos
    4. Conseguir 15 dominadas de bíceps
    5. Conseguir 15 dominadas de tríceps
    6. Conseguir hacer el pino y mantenerme perfectamente
    7. Correr 5k bajo la lluvia
  • Sección aventura:
    1. Viajar solo un fin de semana
    2. Drograrme con algún alucinógeno (natural)
    3. Comer algo que considere asqueroso
    4. Viajar a África
    5. Viajar a un país que nunca haya estado
    6. Comer en 10 restaurantes nuevos
    7. Revisitar un país
  • Sección intelectual:
    1. Ver el top10 de películas de IMDB
    2. Escribir un relato corto (2 pág.)
    3. Aprender francés a un nivel B2
    4. Leer El Quijote
    5. Volver a una casino a jugar al BlackJack
  • Sección profesional:
    1. Obtener una certificación Linux
    2. Ahorrar 10k euros
    3. Donar el 1% de mi salario
    4. Asistir a un curso de primeros auxilios
  • En lo personal:
    1. Escribir 30 postales o cartas
    2. Volver a España una vez cada dos meses como mucho
    3. Reconciliarme con y redescubrir Bruselas
  • En la salud:
    1. Hacer una semana vegetariana
    2. Pegarme una noche sin dormir por quedarme desarrollando algún proyecto personal
    3. Ayunar 48 horas
  • En la miscelánea:
    1. Regalar algo a alguien desconocido
    2. Preparar y repartir tarjetas “positivas”
    3. Hacerme una foto diaria durante 30 días
    4. Preparar un dispositivo de hombre muerto con todo aquello que nunca dije

Intentaré ir comentando la evolución por aquí pero como veis no hay ninguna que diga “escribir con frecuencia en el blog”, creo que he perdido mis ganas de gritar al mundo. O será la pereza, no sé…

Anuncios

Manualidades: Reciclando camisetas en cariocas

enero 11, 2013

Llevo tiempo queriendo subir algunas de las manualidades que hago en mis ratos libres. Ya comenté en una de las entradas anteriores que soy aficionado a “crear” cosas y, a ser posible, reciclando materiales que tengo por casa. Hasta he pensado abrir un nuevo blog solo para alojar las manualidades pero luego pienso, ¡buah! el blog ya ha alcanzado el nivel de “cajón desastre” así que por un poco más no pasará nada…

Esta vez voy a explicar como crear unas cariocas a partir de unas camisetas viejas y algo de paciencia. Creo que las cariocas son un nombre universal pero por si acaso comentaré que son elementos para hacer malabares y consisten en una cabeza (peso) y un cuerpo (cuerda o cadena). El malabarista agarrará el extremo del cuerpo opuesto a la cabeza y las hará girar fácilmente gracias al peso haciendo diversas figuras y movimientos.

Lo primero que vamos a necesitar es, a partir de las camisetas, crear una serie de ovillos con los que luego trabajaremos; he hecho varias manualidades a partir de las camisetas ya que por cada camiseta he llegado a conseguir hasta ¡30 metros de cuerda!

Creando cuerda a partir de camiseta

Creando cuerda a partir de camiseta


1: La camiseta vieja que utilizaremos; mejor si no tiene costuras pero no es imprescindible (esta tenía).
2: Cortamos la camiseta por debajo de las mangas para dejar un “tubo” de tejido.
3: Giramos 90 grados la camiseta y la plegamos. Dejamos unos dos centímetros aproximadamente entre las dos partes.
4: Empezamos a cortar tiras de entre uno y dos centímetros, muy importante, sin llegar al final. Si nos pasamos estaremos haciendo círculos que aunque se podrían unir, es mucho más costoso.

Creando cuerda a patir de camiseta

Creando cuerda a patir de camiseta


5: Una vez cortadas todas las tiras, si desplegamos la camiseta, deberían quedar unidas por la parte que no hemos cortado.
6: Para crear una sola cuerda a partir de la camiseta, uniremos los cortes anteriores siguiendo un corte diagonal. La mejor manera es meter el brazo e ir haciendo los cortes en diagonal entre todas las tiras.
7: Cuando terminemos tendremos una cuerda muy larga, de aspecto feo y desigual.
8: Para darle un mejor aspecto iremos tensando la cuerda lo que hará que se encoja sobre sí misma y pase de tener un aspecto plano a una especie de canutillo, además crecerá mucho en longitud.

A partir de este punto deberíamos contar con ovillos de cuerda de muchos metros. A partir de él podremos hacer varias manualidades, lo mejor es hacer muchos ovillos con camisetas de distintos colores y a partir de ahí ir combinándolos. Yo en este caso tenía pocas así que hice unas cariocas marrones y negras.

Cariocas con camisetas

Cariocas con camisetas


9: Tendremos 3 cuerdas de unos 4 metros cada una (marrones) para el cuerpo y una cuerda de unos 5 o 6 metros (negra) para la cabeza. Dependiendo de lo tupido que sea el algodón las longitudes pueden variar mucho, tenendlo en cuenta; cuanto más delgado más metros harán falta para conseguir lo mismo.
10: El cuerpo consistirá en una trenza simple. Para unir los trozos sin necesidad de un nudo juntamos las tres cuerdas y les hacemos un agujero en el extremo.
11: Cogemos el otro extremo de cualquiera de las cuerdas y lo pasamos por los tres agujeros quedando así enlazadas.
12: Con la cuera negra empezamos a crear la cabeza simplemente envolviendo con mucha fuerza la cuerda sobre sí misma. Tiene que quedar muy tensa e iremos dándole forma de bola.

Cariocas con camisetas

Cariocas con camisetas


13: Ahora abrazaremos la cabeza con las tres cuerdas que forman el cuerpo.
14: Seguiremos haciendo más grande la cabeza creciendo la bola alrededor del cuerpo tensando muy fuerte la cuerda y aprisionando bien el cuerpo.
15: Cuando creamos que la cabeza tiene el tamaño deseado, dejaremos las tres patas del cuerpo en el mismo sitio.
16: Podemos dar alguna vueltecilla más para dejarlo más bonito, luego cerraremos el ovillo anudando la cuerda negra sobre sí misma (se puede emplear una gotita de pegamento de contacto para asegurarlo aún más).

Ya solo nos faltará hacer el cuerpo que consiste en una simple trenza a partir de las tres cuerdas marrones que hemos dejado. Bueno, y repetir el proceso para tener otra pareja de las cariocas. Por supuesto se pueden utilizar diferentes colores en el cuerpo y/o coserle algunos adornos (también de camiseta) para hacerlas más bonitas.

Carioca con camisetas

Carioca con camisetas

Nota: Inicialmente el objetivo no era construir unas cariocas sino más bien una especie de maza voladora para un disfraz, de ahí que no tenga la otra parte ni que la adornase suficiente.

Rumbo a Bruselas

septiembre 27, 2012

Estoy en el tren, camino al aeropuerto. En breves cogeré un vuelo que, de nuevo, me transportará a una nueva vida. Una vida donde puedo ser el yo de siempre, donde el pasado, pese a estar presente, es menos conocido. Donde se es libre. Y pese a todo, me asaltan dudas…

¿Dónde está esa ilusión que me invadía cada vez que iniciaba una nueva vida?¿Dónde está ese entusiasmo de saber que todavía queda mucho por conocer?¿Y esas ganas de tener todo listo para disfrutar al máximo nada más llegar?¿Acaso me he hecho mayor?¿Existe la posibilidad de que esta sea la última?¿Será que quizás lo que tanto llevo buscando por todo el globo, al final estaba cerca de mí?¿Y si esos mensajes por la noche, esas quedadas entre amigos, esas escapadas de fin de semana, ese trabajo, tú, es lo que realmente quiero?¿Ha llegado el momento de parar?

Sí, esos son los pensamientos que han paseado por mi cabeza estos últimos días. Quizás sea por eso que me ha costado preparar todo más que otras veces, cuando no dudaba lo más mínimo, cuando quería dejar atrás demasiadas cosas y ahogarlas con nuevas experiencias. Porque lo vivido no se olvida, pero sí que es cierto que conforme más vas llenando tu vida de emociones, aquellas de las que huyes quedan más o menos diluidas por el resto.

Bruselas Difuminada

Bruselas Difuminada

Y sé que al final todo saldrá bien,y que me rodearé de gente fabulosa, y que cuando vuelva me dará pena, y que viviré mil y una experiencias que se sumarán a las anteriores, y que cuando vuelva todos los de aquí seguirán estando ahí. Pero esta vez es diferente. Ni mejor, ni peor, diferente.

Manualidades: Pintando mi bicicleta

septiembre 12, 2012

Desde siempre he sido muy dado a las manualidades. Me gusta probar a modificar, reconstruir o crear cosas así que he decidido crear una nueva sección, manualidades, en este blog. En el mejor de los casos le servirá al que tenga inquietudes parecidas y quiera saber como hacer ciertas cosas, en el peor, me vendrá bien a mí para recordar ciertos pasos de “cómo hice aquello aquella vez”…

Iniciaré la sección con “cómo pintar una bicicleta de manera más o menos casera”. No dispongo ni de una máquina de granallado para despintarla, ni de una cabina de pintado ni de una pistola así que os voy a intentar explicar cómo pinté mi bicicleta en la terraza de casa con elementos básicos.

Lo primero será desmontar la bicicleta por completo para dejar el cuadro y la horquilla limpios. En teoría, con un juego de llaves allen, uns destornilladores y una inglesa deberíais poder desmontar todo. Yo no tenía las llave necesaria para desmontar el pedalier, así que lo dejé montado cubriéndolo en el proceso de pintado.

Una vez que tenemos el cuadro y la horquilla limpios vamos a necesitar eliminar toda la pintura y pegatinas que pudiese tener anteriormente. Para ello, lo ideal sería una máquina de granallado que haría el trabajo mucho más rápido, como no tenemos, utilizaremos un gel decapante (cuesta el bote unos 15 euros). El gel se aplica en abundancia y se deja actuar unos 20 minutos, tras lo cual, mediante el típico nanas, un cepillo de cerdas de metal y una espátula, eliminaremos toda la pintura dejando expuesto el metal. El proceso es algo costoso pero tenéis que hacer un buen trabajo para eliminar todos los restos de pintura. Además, para finalizar pasaremos una lija fina por todo, que facilitará la adherencia de la pintura, y intentaremos evitar tocar el metal con los dedos para no dejar suciedad y grasa, podéis utilizar unos guantes de látex o de trabajo.

Decapado

Decapado

Prepararemos nuestra zona de pintura, un lugar bien ventilado, tapando con plásticos los elementos externos y el suelo con papel de periódicos. Colgaremos las dos partes utilizando algún trozo de alambre (es la manera más cómoda), taparemos con cinta de carrocero las partes que no queremos pintar (pedalier y guías para los frenos) y procederemos con la pintura. Leí que se podía aplicar una capa de una pintura que previene de la oxidación pero en la tienda donde compré los botes de imprimación me dijeron que con ésta sería suficiente. Cuando se pinta con spray es muy importante tener paciencia. Hay que agitar muy bien el bote durante un par de minutos antes de empezar y luego, disparar a una distancia de unos 20 o 30 cms. Veréis que se pierde bastante pintura pero si disparáis más cerca la pintura no llegará en polvo y quedarán churretones. Haremos una pasada, esperaremos media hora, daremos otra pasada y volveremos a esperar. Me di cuenta de que no quedaba del todo cubierto todo así que al día siguiente volví a aplicar otras dos pasadas. Para este paso es importante utilizar una mascarilla y yo empleé dos botes de unos 5 euros.

Cuando ya tengamos la imprimación seca, pasaremos a la pintura en sí. Yo elegí el color naranja para toda la bicicleta pero podéis pintar de varios colores, haciendo degradados, por partes… la ventaja del spray es que mezcla muy bien. Aplicaremos de la misma manera que la imprimación, desde una distancia de unos 20 o 30 cms. iremos aplicando muchas capas. Al principio veréis que parece que no pinta, pero capa tras capa irá cogiendo color. Yo le daría unas 6 pasadas (2 capas en días consecutivos) hasta que cogió un color sólido. Gasté unos 6 botes a menos de 2 euros cada uno, los compré en un chino pero creo que hubiera sido mejor invertir en botes algo mejores porque éstos se gastaba demasiado rápido.

Pintado

Pintado

Una vez que tenemos la bicicleta pintada podemos pasar a los elementos decorativos. Yo pensaba hacerle alguna línea en otro color siguiendo un diseño abstracto pero al final opté por dejarla lisa con algunos motivos pintados mediante plantilla. Para ello, me descargué unas fuentes específicas para el estarcido (técnica de pintar con plantillas), la imprimí y la recorté con un bisturí muy fino. Luego lo sujeté a la bicicleta mediante cinta de carrocero y apliqué una sola capa de spray negro. Hay que tener cuidado tanto al sujetar la plantilla para que la pintura no extienda como al retirar la plantilla.

Estarcido

Estarcido

Por último, cuando ya ha secado completamente la decoración, procederemos a aplicar barniz en spray. Seguiremos con la misma técnica que cuando pintábamos con el spray, y aunque aquí no veremos el cambio de color, si que iremos viendo como poco a poco, se va formando una capa más brillante. Yo apliqué 2 capas dejando un intervalo de 24 horas entre las mismas.

Barnizado

Barnizado

Solo falta esperar a que seque completamente la pintura, recoger todo, montar la bicicleta y salir a pedalear luciendo nuestra nueva bicicleta y siendo la envidia del resto de ciclistas…

Bici terminiada

Bici terminiada

Receta: Falafel

abril 2, 2012

(Esta receta la escribí hace muchos meses pero nunca llegué a terminarla por falta de fotos del proceso ya que me apetecía subirla con un “paso a paso”, de todos modos, como no sé cuando volveré a hacer falafel la subo y ya pondré fotos del proceso más adelante.)

En mi última receta, me lanzaba a hacer hummus por primera vez así y como había comprado bastantes garbanzos y me sobraban decidí hacer otra receta típica de los países árabes y que utiliza el garbanzo como base, el falafel.

El falafel es una comida que también me encanta, que puede servirse como un plato fuerte o como aperitivo, apta para vegetarianos y gente a las que le guste poco las legumbres, porque de verdad, cambia tanto el sabor que no parece que se estén comiendo garbanzos…

Ingredientes para 2-4 personas:

    Para el falafel:

  • 250 gr. de garbanzos secos (no se pueden utilizar cocidos)
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 ajo
  • 1 cucharada de tahini
  • Aceite, sal, pimienta y perejil
  • Para la salsa tzatziki:

  • 1 yogur
  • 1 pepino
  • 1/2 cebolla grande
  • Sal y perejil

La elaboración es sencilla pero necesitaremos tener los garbanzos remojados con anterioridad (8 – 12 horas), esta vez no hay truco que valga así que anticiparse al día en el que se quiera preparar.

Se vierten en un recipiente los garbanzos remojados, la media cebolla, el ajo, la cucharada de tahini y se bate bien con la batidora o robot, se puede ir añadiendo un poco de agua si la máquina no puede con ello pero que en ningún caso quede líquido, necesitamos una masa bastante espesa. Cuando veamos que está todo bien batido y no queda ningún garbanzo sin triturar, añadimos una cucharilla de sal, 1/4 de pimienta, una cucharada de perejil picado (mejor fresco) y mezclamos bien. Yo añado solo esas verduras pero se pueden añadir otras para diversas variantes y darles un toque de color como zanahoria, guisantes…

Tendremos una sartén con abundante aceite (dos dedos) y bastante caliente (puede ser complicado encontrarle el punto porque si está muy caliente no se harán del todo y si no está muy caliente es posible que empapen demasiado aceite), yo suelo ponerlo a medio alto y darles varias vueltas a las bolitas. Con esa pasta espesa y no muy fina (no es importante aunque creo que se podría pasar por el pasapurés para conseguir otra textura) tendremos que ir formando bolitas de un tamaño un poco mayor al de una nuez que iremos vertiendo en el aceite caliente para que se frían. Hay gente antes de echarlas a la sartén las pasan por una harina de garbanzo muy fina (se puede hacer en casa triturarando muy bien garbanzos secos) para que tengan un toque más crujiente por fuera, a modo de pan rallado pero a mí me salen suficentemente crujientes sin necesidad de la harina. No echaremos muchas de golpe en la sartén para que no se enfríe mucho el aceite e iremos dándoles vueltas conforme se vayan dorando, cuando tengan un color dorado por todas partes las iremos sacando a un papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

El falafel se puede servir con muchísimas salsas: picante, de queso, tomate… a mí me gusta especialmente con tomate picante o con tzatziki que es la que explicaré porque es muy fácil de hacer y le da un toque más exótico todavía. Se pela un pepino, se le quitan las pepitas y se corta en taquitos muy pequeños, se podría triturar pero a mí me gusta encontrarme trocitos. La cebolla también se pica muy fina, si a alguien no le gusta se puede eliminar pero le da un toque crujiente muy apetecible. Se vierten en un bol ambos vegetales y se echa por encima un yogur natural (importante que no sea azucarado) y se remueve bien, se le añade un poquito de sal y un poquito de perejil fresco picado finito para que le de un toque de color.

Se puede servir de muchas maneras, cuando yo lo hice no me curré mucho la presentación pero os pongo el plato a continuación. Podéis servir las bolitas frías o calientes, con la salsa por encima o en pequeños recipientes alrededor, sobre un lecho de ensalada o incluso en bocadillo (sonará raro pero está buenísimo). Os animo a todos a que probéis esta receta porque de verdad, el sabor es exquisito.

Falafel con tzatziki

Falafel con tzatziki

Happy eating!