Archive for 22 febrero 2011

Todo nuestro apoyo a los compañeros de Libia

febrero 22, 2011

Comunicado de los becarios de informática del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) sobre la situación actual de nuestros compañeros en Libia:

Mediante el siguiente comunicado queremos dar a conocer la situación actual que está viviendo un colectivo de españoles que trabajan actualmente para la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Trípoli (Libia).

Desde la declaración televisada de Saif al-Islam Gadafi el pasado domingo, la situación en Trípoli ha empeorado. Uno de los becarios comunicó que desde su casa podía oír gritos de manifestantes y posteriormente detonaciones de mortero. Según palabras de uno de los miembros de la oficina comercial, la situación que se está viviendo es dramática desde hace ya varios días, habiendo empeorado de forma notable en las últimas horas.

Ante esta situación, los becarios han creído conveniente y más seguro abandonar su piso y refugiarse en la casa del Consejero Económico y Comercial. Vistos estos acontecimientos, hace dos días los dos becarios plantearon la posibilidad de salir del país y, sorprendentemente, cuando desde el departamento de becas del ICEX se dirigieron al Embajador de España en Trípoli (Luis Francisco García Cerezo), éste dijo que no creía conveniente dicha salida. Ante esta actitud, se dirigieron al Consejero Económico y Comercial, el cual les indicó que bajo su responsabilidad podían salir cuando lo creyeran conveniente, recomendándoles que lo hicieran cuanto antes. Les extraña sobremanera que aún el gobierno español no haya enviado un avión o un barco para tratar de evacuar a los españoles, muy al contrario de lo que han realizado otros países como Portugal, Turquía, Austria, Francia, etc. También algunas empresas han tomado la iniciativa de fletar un avión para sacar a sus empleados.

Por esta razón, consideramos que la situación es lo suficientemente grave como para que el
Estado español ponga todos los medios que tenga a su disposición para llevar a cabo la inmediata repatriación de sus ciudadanos con el ánimo de no prolongar la situación crítica que están viviendo los mismos.

Por último, desean destacar especialmente la excelente calidad humana que está mostrando el Sr. Consejero de dicha Oficina Económica y Comercial, Don José Antonio Vázquez Rosso, así como el Agregado de Interior (Francisco del Barrio), así como otros miembros de la Oficina Comercial.
Asimismo, quieren expresar su gratitud al Departamento de Becas del ICEX, que ha mostrado su interés y apoyo desde el principio, interesándose por su situación en todo momento.

Para cualquier aclaración ponemos a disposición de quien lo desee la dirección de correo: becariosicex2011 [arroba] gmail.com

Comunicado sobre la situación en Libia.

Receta: Berenjenas rellenas (vegetarianas)

febrero 9, 2011

Dado que no actualizo mucho el blog con cuestiones personales ni con experiencias vividas por países ajenos, voy a recurrir a la siempre socorrida cocina. Como sabéis, por mucho que viaje y esté donde esté, siempre me gusta perder invertir unas horas en la cocina…

Como me he pegado unas semanas poco saludables en cuanto a la alimentación se refiere, hoy presento un plato apto para vegetarios (que coman leche, y derivados, claro), berenjeas rellenas.

Ingredientes para 6 personas:

  • 3 berenjenas grandotas, utilizaremos media por ración ó 6 sin son pequeñas, para servir la berenjena entera.
  • 500 gr. de champiñones u otras setas
  • 2 cebollas.
  • 400 gr. (1 lata de tomate triturado). Tomate frito también vale pero no estará tan bueno 😉
  • 1 vaso grande de vino blanco.
  • 1/2 litro de leche.
  • 3 cucharadas soperas de harina.
  • Queso parmesano en polvo y/o pan rayado
  • 3 cucharilla de mantequilla
  • Aceite, sal y especias

Lo primero que haremos será asar las berenjenas. Para ello las cortaremos longitudinalmente y las vaciaremos, lo mejor es utilizar un cuchillo para hacer unos cortes grandes y eliminar toda la pulpa posible y luego con una cuchara rascar donde haya quedado muy gordo. No hay que apurar demasiado para que no se queme, dejando entre medio centímetro y un centímetro estará bien. (Podemos aprovechar a precalentar el horno mientra lo hacemos).

Las meteremos al horno en una bandeja con el interior hacia arriba a temperatura media durante unos 20 minutos. Iremos comprobando que ni se queman ni están demasiado crudas pinchándolas y buscando un tacto “blando”.

Mientras se asan las berenjenas, en una sartén grande verteremos aceite y pocharemos las cebollas cortadas a trocitos no muy pequeños a fuego lento y cuando lleven unos 10-15 minutos añadiremos el interior de las berenejas bien picadito. Pasados otros 10-15 minutos pasaremos a echar los champiñones cortados a rodajas más o menos anchas y subiremos el fuego para que los champiñones expulsen todo el agua. Añadiremos la sal adecuada y no removeremos para que se haga todo de manera uniforme.

Cuando los champiñones haya reducido (y con el fuego todavía fuerte), verteremos el vaso de vino (yo prefiero calentarno en el microondas un poco para no echarlo frío) y esperaemos a que se evapore.

Cuando haya evaporado, echaremos la lata de tomate triturado, bajaremos el fuego y lo tendremos durante unos 15 minutillos mientras vamos moviendo. Echaremos sal y especias (queda muy bien el orégano y/o la albahaca). Se puede añadir azúcar si no nos gusta la acidez del tomate (yo nunca pongo). Si el tomate que echamos es frito, no hará falta volver a freirlo así que será echar, y mover para calentarlo.

Mientras se hace el tomate, podemos ganar tiempo si preparamos la bechamel; para ello echaremos 3 o 4 cucharas de aceite (o mantequilla) en un cazo pequeño. Cuando el acieite esté caliente echaremos las 3 cucharas soperas de harina y la tostaremos un poco (cosa de 2 minutos) mientras vamos moviendo. Cuando veamos que ya no queda harina “blanca” iremos echando la leche poco a poco, a fuego medio, mientras vamos moviendo con una cuchara o varilla para que todo mezcle bien y no queden grumitos (yo tuve que recurrir a la batidora porque no me ligaba del todo bien).

Ya tenemos todo, falta montar, ¡lo más fácil!. Dentro de cada una de las berenejenas pondremos el relleno que teníamos en la sartén grande, es mejor que quede a ras y no sobresalga mucho, porque si no, la bechamel escurrirá. Cubrimos con bechamel y espolvoreamos con queso parmesano en polvo y/o pan rayado con unos trocitos de mantequilla.

Cuando tengamos las 6 medias berenejenas preparadas, solo faltará darles el último toque, el gratinado. Para ello ponemos el horno en modo gratinar (arriba y a tope de potencia) y meteremos la bandeja lo más arriba posible. Debería estar en muy poco tiempo (5 minutos) así que ir echándole un ojo para que no se queme.

Las sacaremos y las serviremos calientes. Se pueden acompañar de una ración de pasta y/o arroz si queremos hacer un plato único, un puré de patata algo espeso, pan tostado…

Berenjenas rellenas vegetarianas

Berenjena rellena vegetariana

P.S: Le dedico esta receta a mi colega Jordi, que sé que es su plato preferido y que gracias a él, se encuentra en las antípodas… 😉

Viaje a Londres

febrero 6, 2011

De nuevo otra quedada de becarios IC3X, esta vez tocó Londres, y la verdad es que nos juntamos unos cuantos…

Viernes 28

Fiesta en O'Neil

Fiesta en O'Neil

Como cada uno llegábamos de una parte de Europa (Estocolmo, Copenhague, Viena, París y Bucarest) fuimos llegando a distintas horas, desde Bucarest llegamos a las 3 de la mañana del viernes, así que el punto de reunión fue el hostal, localizado muy cerca de St. Paul’s Cathedral, donde tras unos momentos de indecisión, decidimos que la mejor manera de celebrarlo era recordar una de aquellas maravillosas noches de fiesta que nos pegamos por Madrid. Como Londres, por muy bonita que sea, siempre falla en la fiesta, nos tocó ir a la maravillosa discoteca Fabric, donde podemos fardar de ser los únicos (o casi) que consumíamos esa droga legal llamada alcohol, la gente parecía estar demasiado concienciada de los efectos negativos del mismo y solo bebían botellines de agua ¡qué envidia! de hecho había colas para rellenarlas en las fuentes del baño.

Sábado 29

Becarios en Londres

Becarios en Londres

Al día siguiente, intentamos madrugar dentro de nuestras posibilidades para darnos un paseo por Londres. Yo ya había estado bastantes veces pero como había gente que todavía no conocía la ciudad estuvimos todo el día pateando. Vimos lo típico: British Museum, el Soho, Picadilly, Trafalgar, Big Ben, Buckingham… y de vez en cuando hacíamos paradita para reponer fuerzas con algo de comida y algo de bebida (aquí gozamos de la presencia de Londres que nos fue haciendo de guía). Estábamos bastante cansados pero no podíamos dejar pasar una noche como aquella así que tras volver al hostal y descansar un poco, fuimos a un bar por el Soho donde todos bebimos y algunos cenaron. Allí nos juntamos con la rezagada de Estocolmo y su amigo e intentamos ir a una Spanish Party que algunos conocían pero que al final hizo aguas, así que decidimos volver al bar donde habíamos empezado y donde terminaríamos la noche. La música era buena, el precio carísimo (como era de esperar por allí) y sobre las 3, decidieron que era buena idea cerrar el bar, y nosotros como pobres desamparados vagamos durante una hora en busca de algún lugar donde refugiarnos; al final, volvimos todos a casa.

Domingo 30

Ridículo andén 9 y 3/4

Ridículo andén 9 y 3/4

Nos levantamos antes de lo que nos hubiese gustado (condiciones de estar en un hostal “barato”), tomamos un British Breakfast en condiciones servidor por unas rumanas (parece que el destino me persigue) y de ahí a seguir viendo lo que nos habíamos dejado el día anterior. Hicimos algunas compras en Cadem Town, sitio que me encanta y que si tuviese que elegir entre uin barrio preferido de una ciudad europea lucharía por el primer puesto con Christiania, nos decepcionamos rotúndamente con el tristísimo anden 9 y 3/4 de King Cross y pasamos nuestras últimas horas en un pub donde gastamos las últimas libras. A lo largo del día nos fuimos despidiendo de la gente y nosotros, que éramos los últimos, aún pudimos dar un paseillo nocturno donde hacernos las últimas fotos.
London at night, beautiful!

London at night, beautiful!

Al final, tras montarmos en un bus que no correspondía al que habíamos comprado, cogimos un avión a las tantas de la madrugada y aterrizamos en Bucarest a las 7 de la mañana. De ahí a casa a dormir una horita, y de ahí, a trabajar un día muy duro que sería el inicio de una de las peores semanas de mi vida, pero eso es otra historia y quizás la cuente en otro momento… o no.