Archive for 24 febrero 2009

¡Piratas!

febrero 24, 2009

Ya estoy aquí de nuevo, podría volver a empezar con una disculpa de mi pseudoabandono a este, mi diario… pero bueno, ya lo he hecho varias veces así que iré directo al asunto.

Como muchos sabréis, este fin de semana eran Carnavales y por consiguiente había que disfrazarse. Le cogí el gustillo el año pasado a esto de disfrazarse, así que este tenía que seguir con la tradición de ser otro “yo” por una noche. Esta vez tocaba de piratas (por decisión unánime), no de los piratas somalíes que tanto se han puesto de moda últimamente ni de los que se dedican a descargar música o pleículas de manera “ilegal”. Por una noche fuimos Piratas de los 7 mares, Piratas del Carible, corsarios o saqueadores…

Temibles Piratas

Temibles Piratas

Sara y Bea de Piratas

Sara y Bea de Piratas

Estuve unos días dándole vueltas a como sería mi disfraz, pensaba hacérmelo todo yo, como acostumbro a hacer con los disfraces, ya que me siento mejor que bajando a comprármelo a la tienda del barrio. La cosa fue fácil, una camisa blanca que yo creo, jamás me había puesto, una camiseta que destrocé a modo de chaleco, unos cordones hechos a base de otra tela trenzada, pañuelo en la cabeza, parche a partir de un vaquero viejo, unos pantalones de mi hermano y algo de maquillaje. Al final la cosa quedo más o menos bien, como podéis ver en la foto (falta el parche y pantalones).

Banquete tras el saqueo

Banquete tras el saqueo

Nos juntamos para cenar en casa de Kua, Patri, Sara, Bea, Nacho y yo, donde tras una larga preparación de la cena, cenamos cual Piratas en un barco tras un buen botín. Comida abundante y no menos bebida, esta vez tocaba cerveza, el ron lo dejaríamos para luego. Salimos luego de marcha por los bares del casco de Zaragoza, ya algo entonados y con ganas de abordar algún que otro bar. Seguimos bebiendo y pasándolo extremádamente bien. Conseguimos pagar más de 18 chupitos con monedas de chocolate que habían costado menos de 2 euros, es lo que se consigue con un buen disfraz y una buena interpretación, y por supuesto un camarero con ganas de echarse unas risas y caer bien a la clientela.

Cuidado, temibles Piratas...

Cuidado, temibles Piratas...

Cerraron esa zona de marcha y tuvimos que desplazarnos hacia tierras más prósperas donde pudiésemos seguir trasegando, reconozco que perdí un poco la noción del tiempo (y porque no decirlo, del espacio), y entre esos vacíos recuerdo ir montado en una bicicleta, con Kua detrás “atacando” de manera amistosa a la gente que paseaba por la calle y dándoles muerte con nuestras espadas de plástico. En una de esas conocimos a una SuperWoman, simpática mujer que se ofreció a hacernos fotos mientras simulábamos un juicio pirata al subirnos a una tabla de planchar que encontramos en un contenedor, dicho juicio acabó con trágicas consecuencias ya que una tabla de planchar no está pensada para soportar a dos personas, y por supuesto, cedió y aunque yo conseguí saltar, el juez que pinchaba mi espalda con su afilada espada, cayó de culo recibiendo el castigo divino merecido. Aun con todo, conseguimos engañar a SuperWoman para que viniese con nosotros a surcar los mares en busca de nuevos tesoros.

Seguimos la fiesta en la discoteca Green como viene siendo habitual. Por supuesto no paramos de beber, no recuerdo si bailé en algún momento, ya que la noche se volvió demasiado confusa, recuerdo que conseguimos unos chupitos de criptonita que destrozaron a la valiente SuperWoman, por mucho que se empeñó, no consiguió tumbar a estos grumetes. La discoteca cerró, y algunos, muy pocos, que seguíamos con ganas de fiesta, decidimos prolongar un poco más la noche (que ya se había convertido en mañana), y continuamos la fiesta hasta las 11 de la mañana.

Al final, una caída en la bici, una vuelta a casa un tanto difusa y una entrada triunfal en casa a las once y media de la mañana, donde el Capitán (papá) y la segunda de a bordo (mamá) se guardaron de pedir explicaciones a este intrépido grumete que había conseguido convertir otra noche en inolvidable…

Anuncios

¿Más exámenes? Quizás no…

febrero 13, 2009

Saludos a mis queridos lectores después de este pequeño parón, estoy perdiendo la rutina de escribir, pero como ya comenté una vez, la vida por aquí está tan llena de experiencias fuera de lo cotidiano que tenga ganas de contar. No obstante hoy es distinto…

Hace unos días os contaba como había caído enfermo y esperaba que eso no repercutiese en mi posible último examen. Pues bien, hice el examen el lunes después de un duro fin de semana estudiando por la querida biblioteca que me ha acogido durante tantos años, me daba hasta pena pensar que era probable que no volviese… hubo hasta un momento de desesperación en el que ya me daba igual aprobar que suspender, no paraba de hacer ejercicios que a veces me salían a veces no.. Bien, pues como decía, hice el examen sin ningún tipo de nervios, no me suelen acojonar estas cosas, si apruebo pues bien y si no pues para la próxima. Me costó casi dos horas intentar plasmar los conocimientos que llevo aprendiendo durante casi dos años y después de dos suspensos injustos, uno por culpa del profesor y otro porque mi cabeza decidió separarse de mi cuerpo aquella mañana de septiembre. Al salir del examen empecé a darle vueltas y vueltas, creía haberlo bordado y luego me di cuenta de mi error, a 2 ejercicios, 5 puntos cada uno, fallar en uno era algo muy grave… le di vueltas y más vueltas pero nada podía hacer…

Me he pegado toda la semana mirando el correo cada 5 minutos, no podía con las ganas de saber la nota. Realmente era un examen más, suspender hubiese implicado ir a junio, tampoco me importaba tanto pero el saber que quizás no tuviese que volver a estudiar podía con mi paciencia.. hasta que hoy, por la tarde he recibido el siguiente correo:


Hola,

La nota de tu examen es 7, puedes venir a revisión cuando quieras.

Saludos,
JosE

He ido a revisión, sí, muchos pensaréis, joder, que puto empollón/plasta/pelota… ni mucho menos, pero cuando te has currado mucho un asignatura (2 añitos y medio) y ves que te han puesto menos nota que la que crees merecer, lo mínimo es saber el porqué. Bueno, pues he ido, he resuelto la duda que llevaba toda la semana rondándome la cabeza y me he vuelto para casa. Así que nada, parece ser que efectivamente fue el último examen, por lo menos de esta carrera…

¡Mala suerte!

febrero 4, 2009

Vaya, parece que ya es tradición, cada vez que he caido enfermo lo he contado aquí, y como siempre ha coincidido, por una cosa u otra, en malisimas fechas…

Como os he contado ya en un par de ocasiones me pongo malo un par de veces al año, son las anginas, desde que era pequeñito he tenido siempre anginas, se me inflaman, me salen placas de pus, fiebre… por culpa de todo ello toca el ciclo de antibióticos durante ocho días. Suele coincidir además, que justo me pongo malo cuando va a suceder alguna acontecimiento más o menos importante, justo antes de irme de Erasmus (implicó tener que preparar todo en un día), cuando vinieron a verme mis amigos a Dinamarca, para Pilares y esta vez no iba a ser diferente…

Tengo el último examen el lunes que viene, si apruebo. Y claro, tenía planeado poder dedicar esta semana íntegramente al estudio, de momento ya he perdido dos días, y ahora parece que estoy mejor, espero mañana poder ya hacer vida normal, pero es que estas cosas me revientan… podía haber sido una semana antes, una después… pero no, la mala suerte tiene que actuar y joderme justo cuando peor me venía… ¡que le vamos a hacer!

En fin, espero poder escribir el lunes para decir que efectivamente ha sido mi último examen, por lo menos hasta que vuelva a estudiar si es que algún día vuelvo. Si suspendo pues tocará junio y si vuelvo a suspender pues sería para el año que viene y habrá que replantearse las cosas…