Archive for 25 mayo 2009

¡Sigo vivo!

mayo 25, 2009

No os he olvidado escasos pero queridos lectores.

Mi vida gira en torno a una espiral de rutina y aburrimiento que no me permite relataros aquí mis inolvidables experiencias.

Podría contaros que hace dos fines de semana me junté con el grupo de láseres, sí, aquel cursillo que hice en diciembre titulado: “Láseres: fundamentos, aplicaciones y seguridad”, que lo pasamos bien el viernes y mejor el sábado. Que fui el lunes al médico y su diagnósitco acerca del esguince me lo podría haber dicho un tío sin necesidad de 6 años de carrera “Tu haz vida normal, y si te falla el dedo pues ya operaremos”. Que durante la semana se me rompió el ordenador y tuve que reinstalar todo, perdí muchas cosas y no porque no tenga copias de seguridad, si no porque se me olvidó copiar una cosa. Que este fin de semana ha sido el fin de semana del asociacionismo y he acudido a la plaza de los sitios de Zaragoza formando parte de Ingeniería Sin Fronteras. Que sin quererlo ni beberlo el viernes bebí más de la cuenta durante una noche que prometía ser tranquila. Que el sábado hice una barbacoa un poco pasada por agua y que luego no salí porque estaba reventado. Que el domingo tuve el cumple de papá y nos juntamos muchos de la familia y tocó ayudar en casa cuando al cuerpo no le apetecía…. En fin, podría contaros todo esto, pero quizás no sea lo suficientemente interesante o quizás me haya dado pereza ir escribiendolo en el blog…

ViñaRock ’09

mayo 11, 2009

El fin de semana pasado estuve en el ViñaRock, me gustaría haberos contado la hazaña antes pero hasta hoy no he podido disponer de las fotos. De todos modos esta vez intentaré no extenderme mucho, no voy a hacer un desglose por días si no algo un poco más general.

Bandera

Bandera

Lo primero diré que no había estado nunca, he estado en otros festivales pero este del ViñaRock me caía nuevo. Estuvo bien, no, muy bien. La verdad es que en esto de los festivales, para mí, la música queda en un segundo plano. Conocer muchísima gente con ganas de pasárselo bien, muchas horas de fiesta, poco dormir, mucho beber… todo ello consigue que te pegues 4 días de auténtico desfase, borracho de continuo y con ganas de divertirte hasta que el cuerpo aguante.

Todos en la carpa

Todos en la carpa

Respecto a los conciertos, lo primero que solo me moví entre dos carpas, una de rock y otra de flamenquillo. En la primera conocía bastantes grupos, algunos destacaron por lo bien que me lo pasé: Boikot, DefConDos, S.A…, otros que sonaron mucho peor de lo esperado como Mago de Oz y otros que aunque me resultaban desconocidos me gustaron mucho. Por lo general estuvo bien, mucho berreo y algún que otro pogo. La segunda carpa pensaba que iba a aburrirme, y la verdad que viendo el mal concierto de Bebe me temía lo peor, sin embargo luego salieron grupillos muy animados: Los Delinqüentes, Huecco, Chambao… y debo confesar que casi me lo pasé mejor escuchando a los grupos de esta carpa que a los de la primera. Demostré mis mejores dotes de bailaor con bailes en los que las palmas y el taconeo se fusionaban para seguir el ritmo de la música, un ritmo del que siempre he carecido y, o bien el alcohol me hizo pensar lo contrario, o realmente aquella vez supe sentir el ritmo.

Litro pinchado

Litro pinchado

Por lo general cuando acababan los conciertos, a eso de las 4, decidíamos irnos a la tienda, a seguir bebiendo a veces o a dormir si el cuerpo no podía más. Había mucha gente que continuaba la fiesta en una carpa con música chumba-chumba, pero claro, es comprensible que esa gente aguantase el doble, probablemente habían consumido una pequeña parte de la gran cantidad de droga que vi: tripis, pastillas, farlopa, éxtasis… con el hachís no puedo meterme, aquellos días “pequé”.

Vista panorámica

Vista panorámica

La tienda fue difícil de montar, por el viento claro, no por nuestra incompetencia; además resultó ser una tienda enorme y que nos protegió de alguna escasa lluvia. Dormí bastante mal, compartí una esterilla con 2 amigos y está claro que lo de respetar el sueño ajeno es algo que no se lleva, no importó, probablemente yo también molesté a muchos. Comí bastante bien, como acostumbro a hacer cuando salgo de “camping”, el hornillo suele ser nuestro gran aliado y no somos de los que se conforman con un bocadillo de pan de molde. Quedé incomunicado al llevar el móvil con muy poca batería y confiar en un cargador solar que no funcionaba, además perdí una linterna con dinamo y una navaja bastante buena, supongo que es el precio que hay que pagar por culpa de la inconsciencia del borracho.

Lo peor, la paliza de viaje que supone el volver después de tantos días de fiesta y con tantas horas y kilómetros por delante. Pero bueno, mereció la pena y aquí queda la promesa, de sí estoy el año que viene, repetir.

¡Esguince!

mayo 6, 2009

Si hace unos días os contaba que me había ido por el puente de San Jorge a esquiar y que me había recorrido varios cientos de metros rodando, hoy toca contaros las malas consecuencias.

Llevaba varios días notando ciertas molestias en el dedo pulgar, la verdad es que no me impedía hacer vida normal pero al realizar ciertos movimientos notaba algo de dolor. Tras aguantar bastante y creer que podría ser algo grave, ayer acudí al médico (un residente bastante majo al que le doy las gracias por todo), me examinó y afortunádamente no era una rotura como yo me esperaba, tengo algo así como un “esguince colateral cubital del 1º dedo”. Quiso acojonarme un poquillo diciendo que en caso de ser rotura total habría que operar, pero esperaba que no fuese el caso.

Esguince cubital

Esguince cubital

Resumiendo, que quince días de incomodidad con un tensoplás que pica y da calor. Un dedo medio inútil que no llega a impedirme del todo hacer vida normal aunque cuando tengo la mano mucho rato sin levantarla, el dedo pulgar se amoratona y me pica… Desgraciadamente apartado del deporte que estaba cogiendo con ganas, así que nada de gimnasio, ni escalada, ni fútbol… tendré que conformarme con correr…