¡Adiós 2012!

Ha pasado ya casi un mes desde que quiero escribir esta entrada. De hecho recuerdo empezarla en el avión que me traía desde Zaragoza a Bruselas para pasar la Nochevieja pero por una cosa o por otra nunca la terminé.

Tampoco es que me sienta obligado por una tradición o algo por el estilo pero me apetece poder acudir al blog en el futuro y leer, de manera resumida, lo que significó el año 2012 para mí.

Desde hace ya muchos años que no me engaño con propósitos que luego no suelo cumplir, no me apetece cargar con más culpas estúpidas. Las promesas son para cumplirlas así que un año me hice el mejor propósito posible, nunca más me propondré nada con motivo del año nuevo. Supongo que es como el truco de pedir tener multitud deseos cuando te conceden uno solo que en este caso funciona de verdad.

Pese a todo eso, por unas malas experiencias decidí empezar el año con una pequeña promesa, alejarme completamente del alcohol, algo que prometió ser un experimiento mensual se convirtió en algo que funcionó bastante más allá y descubrí que sin beber ni una gota se puede salir de fiesta hasta las mil, se ahorra y encima se gana en salud… luego dejé de ser tan radical pero me gustó la experiencia y pude comprobar como se viven las noches desde el otro lado.

El año nuevo prometía cambios en mi vida, pese a que me había costado mucho había aprendido a decir que no a la inercia; para ello, rompí con el pasado rapándome y eliminando la trenza que me había acompañado durante muchot eimpo. Tuve (y sigo tenido) dudas de qué quería hacer con mi vida pero decidí que era momento de dar un cambio a varios meses de retiro espiritual así que empecé a buscar trabajo, y sobre todo, a buscar trabajo fuera, creía que huir volvería a ser de nuevo la solución a mis inquietudes.

Viajé a la otra punta del mundo, hice muchas entrevistas de trabajo y me desilusioné con alguna que otra negativa, rechaché trabajos que no me parecieron lo suficiente interesantes pese a las críticas de los círculos cercanos, encontré mi sitio en un trabajo que pese a ser muy poco cualificado tenía el mejor ambiente que se puede encontrar y al final, conseguí volver a huir y cumplir el sueño de vivir en otra ciudad extranjera aunque esta vez me asaltaron las dudas, la Comisión Europea me esperaba en Bruselas.

Intenté juntarme con mucha gente que había perdido algo de contacto, supe que me había hecho mayor cuando, de repente, me vi asistiendo a tres bodas de gente bastante cercana y me di cuenta de que pese a ello, yo sigo estando demasiado lejos de todo eso. Me dediqué a cuidarme mucho, más de lo que siempre lo había hecho y corrí como nunca, me propuse correr una maratón a final de año pero no llegué a hacerlo, supongo que me dio miedo fracasar. La bicicleta, la escalda y el fúbol sala volvieron a formar parte de mí pero con el cambio de vida volvieron a desaparecer.

El año acabó por todo lo alto, volví a vivir una Nochevieja fuera de casa pero esta vez fue incluso mejor porque me acompañó gente que no esperaba.

Feliz 2013

Feliz 2013


En el 2012 me conocí mejor y aprendí muchas cosas, espero que el 2013 siga por el mismo camino.

Anuncios

Una respuesta to “¡Adiós 2012!”

  1. elnoziya Says:

    eres un tierno Jaime.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s