Viaje por los Balcanes

Y tras un año por estas tierras del este tocaba hacer un viaje internacional por la zona…

Esta vez viajaría en tren, uno ya no es tan joven como para que el Balkan Flexipass le salga muy rentable, pero aún con todo, si se tiene intención de viajar por los balcanes (Rumanía, Bulgaria, Grecia, Macedonia, Montenegro y Serbia -no incluye Kosovo-) sigue siendo una buenísima alternativa, ya que por 90 euros (51 para menores de 26) se dispone de 5 días de viaje en un mes, especialmente para aprovechar los trenes nocturnos y desplazarse mientras se duerme. ¡Ah! Este billete no se vende a través de Internet, sí que se vende pero para primera clase, lo mejor es ir a cualquier estación de uno de estos países y preguntar.

Como alguno sabréis suelo llegar un diario de viaje que voy escribiendo cada día así que tampoco me explayaré mucho en el relato, perdonad.

Viernes 19
El viernes iniciamos Alex y yo la ruta, el primer tren nos llevaría desde Bucarest a Sofía durante toda la noche; saldríamos a las 23 y llegaríamos a las 10 del sábado. El tren no disponía de camas pero como éramos pocos pudimos dormir medianamente bien ocupando dos asientos cada uno.

Sábado 20
Por la mañana recorrimos Sofía, la capital búlgara no da para mucho turismo así que, repitiendo la misma ruta que yo dos años atrás había hecho, recorrimos los puntos más interesantes de la ciudad para volver a la estación de trenes y autobuses a primer ahora de la tarde.

Sofía

Sofía

Aunque para nuestra desgracia, éramos conscientes de que las rutas en tren internacionales de Grecia están fuera de servicio debido a la crisis, así que tuvimos que coger autobús que, en 5 horas nos llevaría a la preciosa Tesalónica.

En Tesalónica nos alojaríamos en el Little Big House, lugar acogedor, barato y recomendadísimo por el buen trato. Llegamos, nos pegamos una ducha y nos pusimos rumbo a la ciudad previa cena típica. Recorrimos el paseo marítimo y nos perdimos por entre sus calles antiguas que a veces, al girar una esquina, te transportaban miles de años atrás y desde donde se podían contemplar ruinas bastante bien conservadas. Tras una cerveza por una zona con muchísimo ambiente volvimos rotos al hostal.

Domingo 21
Nos levantamos muy temprano, hicimos la mochila, desayunamos y nos despedimos del hostal para ponernos rumbo a la estación de autobuses. ¡Mala suerte! Al llegar nos dijeron que los domingos no había conexión Tesalónica – Skopje… pero bueno, habíamos venido con la idea de improvisar en el viaje y eso es lo que íbamos a hacer, nos dijeron que lo más cercano a la frontera con FYROM (los griegos odian que se diga Macedonia) era un pueblo llamado Florina así que cambiamos de estación y reservamos el billete para las 17 horas, ya veríamos qué hacíamos después.

Volvimos al centro y no paramos de patear y recorrer todos los puntos de interés de la ciudad hasta que, sobre las 15, paramos a comer. Comimos como reyes por muy pocos euros y luego nos fuimos a la estación a coger el autobús.

Saltando en Tesalónica

Saltando en Tesalónica

Tras 3 horas de trayecto llegamos a Florina, a unos 15 kilómetros de la frontera, dudamos si hacer autostop al enterarnos de que no había ninguna otra manera de llegar pero mientras negociábamos con un taxista una pareja de rusos decidió unirse y ya éramos 4 para el taxi hasta la frontera así que saldría muy barato. En la frontera para obligada en el dutty free, conversaciones inentendibles con el policía Macedonio o FYROMés que demostró que el odio entre ellos y los griegos era mutuo y que se portó muy bien llamando a un taxista para que nos llevase a Bitola, ciudad importante de Macedonia, por mucho menos precio que lo que nos había cobrado el griego.

Allí no encontramos un sitio donde dormir así que optamos por la opción fácil, aprovechar el festival de música que había en la ciudad y aguantar despiertos hasta las 5 de la mañana que saldría el autobús a nuestro próximo destino, Ohrid.

Lunes 22
Tras la noche de fiesta y medio dormitar en la estación, cogimos un autobús con más de 40 años y que tras varias horas nos dejó en el pequeño pero encantador pueblo de la costa (a un lago, nada de mar) Macedonia, Ohrid.

Al llegar nos ofrecieron alojamiento por 9 euros en una casa que cogimos y que luego nos enteramos que nos habían timado, tendríamos que haberlo conseguido por 5 euros pero entre la resaca y la falta de sueño éramos los peores negociadores del mundo…

Meditando en Ohrid

Meditando en Ohrid

Recorrimos Ohrid durante todo el día hasta que por la tarde decidimos ir a la “playa” donde nos bañamos y descansamos un rato. Por la noche cenita en una pizzería perdida y vuelta a casa a dormir, que no podíamos más.

Martes 23
Después de dormir muchas horas madrugamos, nos duchamos y fuimos a la estación para coger un autobús hacia Skopje; nos fuimos con la sensación de que Ohrid es para pasar más de un día…

Llegamos a Skopje con algo de retraso, sobre las 14 horas, nos informamos de como llegar a nuestro siguiente destino y nos fuimos a visitar la ciudad. Skopje tiene dos partes, una turca, algo decente y una europea, bastante horrorosa. Recorrimos ambas bajo un sol abrasador, comimos y paramos a descansar hasta que sobre 20 nos pusimos rumbo a la capital Kosovar, Pristina.

Saltando en Skopje

Saltando en Skopje

En ese autobús pudimos haber muerto, se podía fumar, beber y hasta cambiar de conductor en marcha… decidimos unirnos a lo de beber para hacer el viaje más ameno y por fin, sobre las 22, llegamos a nuestro destino.

De nuevo tocaba improvisar porque no había otra opción así que dejamos las maletas en una cosigna que no era tal y nos fuimos de fiesta y de turismo nocturno.

Miércoles 24
Después de una noche demasiado surrealista, muy por la mañana y desde la estación, cogimos un autobús que nos llevaría desde Pristina a Podgorica, capital de Montenegro… Tardó 8 horas ya que dimos una vuelta por Albania aunque se nos hizo bastante corto porque estuvimos durmiendo la mayor parte del trayecto.

Al final, resultó que ese autobús no iba a Podgorica si no que había que cambiar a otro así que improvisamos y cogimos uno que nos llevaría a Bar, pequeña ciudad costera (esta vez sí, de mar) donde paseamos y nos pegamos un día relajadito bañándonos en el adriático.

Saltando en Bar

Saltando en Bar

Por la noche, casi a última hora, cogimos un tren nocturno con cama por 6 euros que nos llevaría hasta Belgrado (¡por fin un tren!).

Jueves 25
En principio este tenía que haber sido el último día de nuestro viaje, desde aquí, tras visitar Belgrado nos volveríamos a Bucarest en otro tren nocturno… pero decidimos modificar los planes y quedarnos dos días más a costa de pedir nuestro último día de vacaciones.

Nos reunimos con mi compañero Pablo que encima, cumplía años ese día. Hicimos algo de turismo, comimos y dejamos pasar la tarde entre chupitos y conversaciones amenas, después de una ducha que hacía falta tras dos días sin haberlo hecho.

Por la noche un paseo por las calles típicas de la capital Serbia, una cena romántica, mucha fiesta y a dormir.

Viernes 26
Nos hubiese gustado madrugar más pero no se pudo, tuvimos un día de muy mala suerte en el que todos los planes se fueron al garete (nada de ski acuático, ni disparos con armas de manera legal, ni trenecito por el lago…) hasta que llegó la noche…

Cenamos de lujo y bebimos de más, primero a la luz de la luna y después protegidos por los mejores bares de la ciudad hasta que tarde, muy tarde, volvimos a casa.

En Belgrado desde el suelo

En Belgrado desde el suelo

Sábado 27
El sábado tampoco dio tiempo para mucho, bajo los efectos el alcohol iniciamos el trayecto hacia la estación donde cogimos un tren que tras muchas horas nos llevaría a “casa” y digo “casa” porque a tan poco de mi vuelta ya no sé si considerar Bucarest como tal o no…

La ruta que hicimos es, más o menos, la siguiente (en azul los trayectos en tren -1619 km. aprox.-, en rojo los de autobús -1135 km. aprox.- y en verde los otros -33 km.-):

Ruta por los balcanes

Ruta por los balcanes

Anuncios

10 comentarios to “Viaje por los Balcanes”

  1. alex Says:

    que grande!!! Intensidad y mucho flow en ese viaje! Jaime you rock man!

  2. patricia Says:

    HOla ! me ha encantado el blog! voy a viajar por eso zona en verano, tienes idea si sigue existiendo ese billete de tren de 90 euros? gracias mil!

    • Jaime Says:

      ¡Hola Patricia!

      Sí, estoy seguro de que sigue existiendo pero como te digo no vas a poder comprarlo por internet a un precio barato ya que se venden únicamente de primera clase. La mejor opción es ir directamente a una estación de uno de los países que lo ofrecen y comprarlo. Además, deberías asegurarte de que los trenes de Grecia (si tienes intención de ir por allí) han vuelto a operar, porque el año pasado no funcionaban por los recortes; si te fijas, nosotros hicimos mucho trayecto en bus, nos salió rentable igualmente pero a lo mejor preferís optar por otra alternativa.

      ¡Que lo disfrutes!

  3. patricia Says:

    Mil gracias Jaime! Pones tanta informacion que estoy estudiandome el blog! gracias por compartir.

    • Jaime Says:

      ¡Me alegro un montón de que me digas eso! El blog lo empecé para mí y los míos pero luego me di cuenta que podía servirle a gente con viajes parecidos… Si tienes cualquier duda me dices, que tengo todo escrito en mi diario de viajes. 😉

  4. Kelly Says:

    Hola chicos… eh leido sus experiencias, que increible!!!… podrian decirme cuanto gastaron aproximadamente en todo el tour??? 😀

    • Jaime Says:

      Hola Kelly,
      la verdad es que todavía tengo la hoja de cálculo con el precio de lo que gastamos, exactamente 337 euros adicionales al precio del billete de interrail. En total, hace 427. Respuesta exacta.
      Un saludo.

  5. Sebastian Says:

    Hola, muchas gracias por toda la información! Te quería preguntar sobre el balkan flexipass. Se que no se puede comprar el de segunda clase online, pero no logro encontrar ninguna información sobre ello. Tampoco tengo claro que países cubre, porque varían según lo que veo.

    Tenemos pensado ir desde Croacia a Atenas, parando en unos tres países de por medio. Nos recomiendas comprar el flexipass?

    Gracias!

    • Jaime Says:

      ¡Hola Sebastián! Perdona por la tardanza en responder…
      La verdad es que no sé porque no se ofrece el de segunda clase online pero las dos veces que he intentando comprarlo siempre he tenido que ir a comprarlo a taquillas. No deberías tener ningún problema. La información sobre los países la puedes encontrar aquí: http://www.raileurope.ca/fr/rail-tickets-passes/balkan-flexipass/index.html y no cambia de una clase a otra, así que pudes planear tu viaje sin problemas.

      En principio te recomendaría el Flexipass pero deberías asegurarte de que los trenes internacionales de Grecia funcionan ya que hace dos años, debido a una huelga no funcionaban y ya llevaban así un año. Aun con todo, a nosotros nos salío muy rentable incluso comprando autobuses de Sofía a Tesalónica. ¡Suerte y buen viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s