Viaje a Ruse (Bulgaria)

Por fin, después de casi dos meses de llegar a Rumanía y tras varios intentos fallidos, conseguimos hacer un viaje fuera del país…

Carlos, uno de los expatriados en Rumanía, ya nos había comentado en más de una ocasión que teníamos que hacer una visita en el día a Ruse, pequeña ciudad de la frontera bulgara muy cerca de Bucarest regada por el Danubio. Habíamos querido hacerlo anteriormente pero gracias a la visión que tienen los rumanos sobre los búlgaros (ladrones, dicen), no podíamos sacar ningún coche de alquiler a dicho país y por lo tanto, el plan era inviable… o no.

Gracias a Carlos, su coche y sus ganas de montar la excursión (gracias de nuevo), el sábado nos tocó madrugar más de lo normal. Mi despertador sonaba a eso de las 7:30 (de normal un sábado a esas horas ni siquiera estoy en casa) pero me levanté con ganas, todo el día por delante…

Tras dar unas cuantas vueltas por Bucarest ya estábamos los cinco en el coche: Carlos al volante, Pablo de copiloto, Andrea, Andrea y yo en la parte trasera nos poníamos rumbo a Bulgaria dejando atrás nuestra querida caótica ciudad.

Tras pagar un peaje de 6 euros por cruzar el puente sobre el Danubio, lástima de niebla, sobre las 10:30 llegábamos a Ruse. La primera impresión fue la de siempre, cualquier ciudad es más bonita que Bucarest. Esta me recordó a alguna ciudad que ya había pisado, no sabría decir cual… ¿Viena?¿Sofía? Las calles empedradas repletas de gente con la sonrisa puesta, edificios no muy altos cuyos bajos ocupaban las tiendas de moda, los coches correctamente aparcados… Después de un rato de paseo y de consultar en la Oficina de Turismo, nos sentamos a tomar un desayuno inglés, que de inglés tenía más bien poco excepto el precio y de ahí al coche.

Monasterio Ivanovo

Monasterio de Ivanovo

Tardamos un rato en llegar a nuestro primer destino: La ciudad medieval de Chevren. Chevren es una antigua ciudad medieval totalmente derruida y situada en lo alto de una colina. Hay que subir unos cuantos escalones pero merece la pena llegar hasta arriba y sentirse un auténtico medievo recorriendo las calles entre casas derruidas.

Rockers in the Rock

Rockers in the Rock

Volvimos al coche y nos pusimos rumbo a Ivanovo. Ahí pudimos entrar a una iglesia rupestre construída dentro de la piedra. También toco subir unas cuentas escaleras y cuestas entre un paisaje verde y húmedo que, gracias al sol, se hacía más practicable. Allí arriba pagamos 1 Lev por entrar (los estudiantes), los pardillos no estudiantes pagaban 4 lev. La verdad es que impresiona un poco ver como se ha excavado toda la “iglesia” que no dejan de ser únicamente 2 habitaciones con un balcón flotante (lo mejor, sin duda). Salimos de ahí y paseamos un rato por la montaña para poder contemplar el precioso parque natural de Lom.

Parque Natural Rusenski Lom

Parque Natural Rusenski Lom

El sol tenía ganas de marcharse pronto así que tuvimos que darnos prisa en ir al Monasterio Rupestre de “San Dimitar de Basarbovo”, monasterio donde las habitaciones están excavadas, también, en la roca. Bastante más cuidado que la iglesia anterior pero con menos encanto.

Cenando en el Happy

Cenando en el Happy

La noche ya había caído y con ella el hambre empezaba a notarse. Pasamos por el Metro, lo que en España conocemos como Makro a comprar algunas provisiones y luego volvimos a Ruse a cenar, este vez sí, al sitio perfecto… Se llamaba Happy y es una cadena que desconocía, muy en plan rollo americano, casi diría que tirando un poco a HardRock Café pero donde cenamos estupéndamenet. Por fin pudimos tomar sushi a un precio muy asequible, ensaladas y carnes bastante buenas… y todo por un precio de risa, 5 personas 35 euros (al cambio).

Y sobre las 19 nos metíamos en el coche para empezar la vuelta, por el camino muchas paradas en gasolineras en busca de unas galletas que no existían, un atasco de camiones que, afortunádamente, fue menos de lo que parecía, unas cuantas bebidas energéticas y risas, muchas risas gracias a esa música de hace 20 años que algunos se empeñaban en destrozar cantar. Al final, sobre las 21 llegábamos a nuestra ciudad, donde al estar tan cansandos no había muchas ganas de salir, pero que al final, se fue de las manos…

7 comentarios to “Viaje a Ruse (Bulgaria)”

  1. ines Says:

    hola a todos, soy su madre y me encanta tener este hijo que disfruta tanto de cada momento de la vida, es una gozada, verlo, quererlo y sentir como vive cada instante con esa alegria que se contagia. ademas es un amor. te quiero tesoro. muuuuuak. mama

  2. ROSI Says:

    SOY DE RUSE .ME GUSTO TU EXPERIENCIA.UN SALUDO-ROSI

    • Manel Says:

      Me puedo fiar de las chicas de Ruve de que quieren venir a España ya que boy a mandar dinero auna para que benga

      • Jaime Says:

        Hola Manel, todas esas historias suelen ser timos. Yo no enviaría dinero a nadie con la promesa de que van a ir a España. ¡Suerte!

  3. katy Says:

    Hola soy de Ruse me hace gracias la opiñon de los Rumanos para los Bulgaros ( ladrones)🙂 A nosotros en Bulgaria nos enseñan que los ladrones son ellos🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s