Sin cambios

Es domingo por la noche, me gustaría tener algo interesante que contar pero no será así, supongo que si no me obligo a escribir con cierta rutina, algún día dejaré de hacerlo, y aunque sois pocos mis lectores, me da igual, también escribo para mí.

Ha transcurrido una semana demasiado tranquila, sin cambios, he ido a trabajar por la mañana y por las tardes al cursillo de láseres, confesaré que el viernes decidí romper la rutina e hice pirola las últimas horas del curso. Cambié dos aburridas horas de explicaciones por tres rondas de cerveza en la cafetería de la uni, ¡como en los viejos tiempos!.

El martes fui a hacerme una resonancia magnética, tengo el codo algo fastidiado y con suerte me dirán que era algo pasajero, de lo contrario, es muy probable que no pueda volver a escalar en mi vida… lástima. Nunca me había hecho una resonancia y la verdad que creía que sería un proceso más rápido. Me dijeron que pasase a un zulo donde me desnudé y me quite todo tipo de metal que llevaba. Me puse un batín, o camisola, no sabría especificar, y me hicieron pasar a una máquina cilíndrica donde me introdujeron, no tengo claustrofobia, pero creo que de tenerla, hubiése sido presa del pánico. Como mi posición era algo incómoda, me había puesto tapones en los oídos y estaba cansado, pensé que la mejor manera de pasar esos diez o quince minutos que estuve dentro era dormirme y así fue.

Por otra parte he estado toda la semana sin móvil ya que me he cambiado de compañía y por unos problemillas con la empresa de mensajería no he podido recibir la tarjeta. Siendo sinceros, me consideraba bastante adicto al móvil, ni llamo mucho ni mando cientos de mensajes semanales aunque lo miro muy a menudo con la esperanza de tener algún mensaje que me alegre el día o una llamada inesperada… supongo que hace un par de años me hubiese sentido totalmente aislado y ansioso, pero la verdad es que solo lo he echado de menos este viernes, ya que salir de fiesta sin móvil se convierte en una locura porque te pierdes y no sabes donde acudir, además salía con gente nueva (los del curso de láseres, buena gente, por cierto) y nunca se sabe que puede pasar. Por ello, decidí usar mi segundo móvil, el danés que todavía mantengo operativo para ocasiones especiales.

Poco más que contaros, el siguiente fin de semana viajaré a Madrid por temás lúdico-festivos y espero refrescarme y poder contaros cosas interesantes, o quien sabe, quizás esta semana tenga un momento de lucidez, conozca a mi musa o reciba una inspiración súbita y aparezca alguna experiencia que contar… 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s