Pilares 2008

Y llegaron los esperadísimos Pilares, fiesta mayor en la capital maña… Haré un breve resumen de como acontecieron los hechos, que esta vez, tocaban en Zaragoza y no en Copenhague…

Para empezar, he de decir, que el primer fin de semana, debido a mi malestar generalizado y estar tomando antibióticos había decidido no beber, esto supuso ver una realidad de la cual no era del todo consciente. El viernes fue muy light en nuestro bar habitual, el Voltaire. Sin embargo, el sábado, después de una dura meditación decidí salir e ir a casa de Sara, donde se suponía que la gente iba a beber y así fue, bebieron y bebieron mientras yo me quedaba atrás en eso de trasegar y entonces me di cuenta de la cruda realidad. Chistes que no llegaba a comprender, gracias que a mi no me hacían y demás desvaríos que se ven demasiado distorsionados (o totalmente lo contrario) por una mente sobria. A altas horas decidieron salir y yo me volví a casa.

Durante la semana pues hubo alguna que otra salida, lunes concierto de Def con Dos, Soziedad Alkoholika y Violadores del Verso en Interpeñas, desgraciadamente a los primeros no pudimos llegar a verlos, por una vez la puntualidad no fue aragonesa y fue británica, que sumada a un corto concierto llevó a la tragedia. Con los segundos sudé todo lo que me quedaba por sudar los días anteriores, desaté todo mi frenesí y bailé en unos pogos donde, como siempre, reinaba el buen rollo. Los terceros, pues bueno, no los disfruté porque apenas me gustan. El martes cenita y luego una cerveza para volver pronto a casa, el miércoles pintaba muy suave porque no había ganas de salir y al final se terminó saliendo y en condiciones, primero un pequeño botellón en la discoteca Green y luego a Interpeñas.

El jueves descansé para retomar con más ganas el fin de semana, que además había visita de algunos erasmus y había que estar al 100%. Llegaron Lluis, Boro e Isa de manera totalmente escalonada y fue un poco difícil ponerse de acuerdo para ir a buscarlos, dimos una vueltecilla por el centro y luego a casa de Maider, donde se alojarían. Cenamos allí y nos emponzoñamos, de nuevo tocaba ir a Interpeñas donde nos juntaríamos con Fer y Guille que estuvieron un buen rato esperando ya que el camino se hizo eterno. Se continúo con la bebida en el parking, tras muchas llamadas de varias partes del mundo me hicieron mi primer regalo de cumpleaños, una preciosa camiseta por la cual doy las gracias a todos los involucrados. Transcurrió la noche y no pudimos entrar en Interpeñas porqué se montó un follón debido a la mala organización, cargas policiales y demás altercados, nos dio igual, lo pasamos bien y acabamos en el casco donde yo aguanté poco por una terrible congestión.

Camiseta Erasmus

Camiseta Erasmus

Erasmus en Pilares

Erasmus en Pilares

El sábado era, ya teóricamente, mi cumpleaños, y surgía el dilema de si estar con los amigos de aquí o con los de allí, con un sentimiento de culpa tuve que tomar decisiones durante todo el día y deseando poder estar en dos sitios a la vez, una técnica que todavía no consigo dominar. Me siguieron llamando de varios sitios y llegando sms (no es que quiera aparentar ser importante, sino que todas esas llamadas consiguieron que al final de la noche no tuviese batería, cosa que me condujo a varios problemas). Comimos unos rápidos pastelitos en la plaza de España, con los amigos de aquí (los pocos que se pudieron reunir debido a otras visitas y/o trabajo) y los de allí, luego me quedé con los de aquí para cenar de tapeo y luego ir al concierto de Extremoduro en Interpeñas y juntarnos todos. A partir de aquí poco puedo contar, porque la noche, que empezó extremádamente sobria se torció y no recuerdo ni el acabar del concierto, la gente desapareció y no pude contactar con ellos hasta que conseguí una batería, muchos se fueron y nos quedamos pocos, seguimos bailando, bebiendo, riendo y gastando bien de dinero, que entonces no éramos conscientes. Cerramos Interpeñas apurando los últimos litros que pudimos conseguir, me metieron en un bus (¡maestro, que suenen aplausos de agradecimiento por ellas!) y llegué a casa con serias dificultades.

El domingo una dura comida familiar, mucha lluvia, tres amargas despedidas y una noche sin salir porque nadie decidía apuntarse aunque por lo menos me permitieron estar bien para la comida familiar del lunes y hasta llegar a la noche sano y salvo, para ver los fuegos artificiales de despedida de unos Pilares que no sé cuando se volverán a repetir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s