Receta: Tomate frito casero

Hoy he salido pronto de clase y he decidido ponerme a cocinar para tener comida para varios días. Me he pegado más de 4 horas en la cocina y para que quedé patente lo que hago aquí va una recetita.

El tomate frito casero lo hago generalmente para acompañar pasta, arroz, albóndigas… Se puede usar para todo, pero mi repertorio es un poco escaso así que lo uso en lo que sé hacer. Algunos quizás os preguntéis que porque me hago el tomate casero, que cuesta un rato, si ya lo venden hecho. La verdad es que no me gusta mucho comer tomates de estos fritos que no saben a nada y los que están bastante buenos (probad el “tomate frito casero” de la marca “Hacendado”) les falta ese toque mágico y sabroso.

Después de está introducción, manos a la obra aunque esta vez lo haré sin cantidades específicas ya que yo he hecho para muchas veces y lo voy a congelar pero para que os hagáis una idea una lata de tomate natural viene bien para un acompañamiento de unas 3 o 4 personas dependiendo de lo que os guste mojar (¡pan, no otra cosa! 😉 )

Ingredientes (para litro y medio aprox):

  • 4 latas de tomate natural (si podéis usar el de toda la vida mejor, aunque habrá que rallarlo / troceralo)
  • Una cabeza de ajos
  • Cebollas, yo he puesto 7 porque eran pequeñitas y porque me encanta la cebolla, si son más grandes con 3 o 4 debería valer.
  • Aceite de oliva, sal, pimienta, orégano y albahaca.

Hacerlo es muy sencillo, primero se corta y se sofríen un poquillo los ajos hasta que esté doraditos (con bastante aceite, no seáis rácanos que seguro que estáis rodeados de aceite de oliva y yo me tengo que conformar con usar vegetal… 😦 ). Luego se añade la cebolla troceada, el tamaño según os guste, a mi no me gusta excesivamente picada pero hay gente que prefiere evitar encontrarse trozos grandes. Cuando ya está pochadita (a fuego lento unos 20 minutos) se añade la sal y luego se echan las latas de tomate. Se pone el fuego al máximo o casi al máximo y se fríe el tomate. Añadir sal, pimienta, orégano y albahaca al gusto, a mi la albahaca me parece imprescindible pero allá cada uno con sus gustos. Si queréis corregir la acidez del tomate podéis echar una o dos cucharillas de azúcar aunque yo prefiero ese toque ácido característico del tomate.

Se fríe durante una media hora más o menos sin tapar o con una tapa con agujeros (¡tened cuidado que salpica mucho y mancha!), id probando para encontrar el punto y cuando esté listo lo retiráis del fuego, esperáis a que se enfríe y congeláis para otras veces, así cuando queráis usarlo sólo hay que echarlo en la sartén u olla y esperar a que se derrita.

Happy eating!

Tomate frito casero

Anuncios

4 comentarios to “Receta: Tomate frito casero”

  1. saigi la filla ee Says:

    olaaaa

  2. saigi la filla ee Says:

    HOLA SOC LA SAIGII
    LA FILLA DE LA RUFIIIII
    I LA FILLA DEN KIMMM
    OLAAA

  3. saigi la filla ee Says:

    MEGUSTA ESTA RECETAAA

  4. ¡100.000 visitas! « Mis experiencias, aquí plasmadas Says:

    […] Receta: Tomate frito casero […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s