Manualidades: Pintando mi bicicleta

Desde siempre he sido muy dado a las manualidades. Me gusta probar a modificar, reconstruir o crear cosas así que he decidido crear una nueva sección, manualidades, en este blog. En el mejor de los casos le servirá al que tenga inquietudes parecidas y quiera saber como hacer ciertas cosas, en el peor, me vendrá bien a mí para recordar ciertos pasos de “cómo hice aquello aquella vez”…

Iniciaré la sección con “cómo pintar una bicicleta de manera más o menos casera”. No dispongo ni de una máquina de granallado para despintarla, ni de una cabina de pintado ni de una pistola así que os voy a intentar explicar cómo pinté mi bicicleta en la terraza de casa con elementos básicos.

Lo primero será desmontar la bicicleta por completo para dejar el cuadro y la horquilla limpios. En teoría, con un juego de llaves allen, uns destornilladores y una inglesa deberíais poder desmontar todo. Yo no tenía las llave necesaria para desmontar el pedalier, así que lo dejé montado cubriéndolo en el proceso de pintado.

Una vez que tenemos el cuadro y la horquilla limpios vamos a necesitar eliminar toda la pintura y pegatinas que pudiese tener anteriormente. Para ello, lo ideal sería una máquina de granallado que haría el trabajo mucho más rápido, como no tenemos, utilizaremos un gel decapante (cuesta el bote unos 15 euros). El gel se aplica en abundancia y se deja actuar unos 20 minutos, tras lo cual, mediante el típico nanas, un cepillo de cerdas de metal y una espátula, eliminaremos toda la pintura dejando expuesto el metal. El proceso es algo costoso pero tenéis que hacer un buen trabajo para eliminar todos los restos de pintura. Además, para finalizar pasaremos una lija fina por todo, que facilitará la adherencia de la pintura, y intentaremos evitar tocar el metal con los dedos para no dejar suciedad y grasa, podéis utilizar unos guantes de látex o de trabajo.

Decapado

Decapado

Prepararemos nuestra zona de pintura, un lugar bien ventilado, tapando con plásticos los elementos externos y el suelo con papel de periódicos. Colgaremos las dos partes utilizando algún trozo de alambre (es la manera más cómoda), taparemos con cinta de carrocero las partes que no queremos pintar (pedalier y guías para los frenos) y procederemos con la pintura. Leí que se podía aplicar una capa de una pintura que previene de la oxidación pero en la tienda donde compré los botes de imprimación me dijeron que con ésta sería suficiente. Cuando se pinta con spray es muy importante tener paciencia. Hay que agitar muy bien el bote durante un par de minutos antes de empezar y luego, disparar a una distancia de unos 20 o 30 cms. Veréis que se pierde bastante pintura pero si disparáis más cerca la pintura no llegará en polvo y quedarán churretones. Haremos una pasada, esperaremos media hora, daremos otra pasada y volveremos a esperar. Me di cuenta de que no quedaba del todo cubierto todo así que al día siguiente volví a aplicar otras dos pasadas. Para este paso es importante utilizar una mascarilla y yo empleé dos botes de unos 5 euros.

Cuando ya tengamos la imprimación seca, pasaremos a la pintura en sí. Yo elegí el color naranja para toda la bicicleta pero podéis pintar de varios colores, haciendo degradados, por partes… la ventaja del spray es que mezcla muy bien. Aplicaremos de la misma manera que la imprimación, desde una distancia de unos 20 o 30 cms. iremos aplicando muchas capas. Al principio veréis que parece que no pinta, pero capa tras capa irá cogiendo color. Yo le daría unas 6 pasadas (2 capas en días consecutivos) hasta que cogió un color sólido. Gasté unos 6 botes a menos de 2 euros cada uno, los compré en un chino pero creo que hubiera sido mejor invertir en botes algo mejores porque éstos se gastaba demasiado rápido.

Pintado

Pintado

Una vez que tenemos la bicicleta pintada podemos pasar a los elementos decorativos. Yo pensaba hacerle alguna línea en otro color siguiendo un diseño abstracto pero al final opté por dejarla lisa con algunos motivos pintados mediante plantilla. Para ello, me descargué unas fuentes específicas para el estarcido (técnica de pintar con plantillas), la imprimí y la recorté con un bisturí muy fino. Luego lo sujeté a la bicicleta mediante cinta de carrocero y apliqué una sola capa de spray negro. Hay que tener cuidado tanto al sujetar la plantilla para que la pintura no extienda como al retirar la plantilla.

Estarcido

Estarcido

Por último, cuando ya ha secado completamente la decoración, procederemos a aplicar barniz en spray. Seguiremos con la misma técnica que cuando pintábamos con el spray, y aunque aquí no veremos el cambio de color, si que iremos viendo como poco a poco, se va formando una capa más brillante. Yo apliqué 2 capas dejando un intervalo de 24 horas entre las mismas.

Barnizado

Barnizado

Solo falta esperar a que seque completamente la pintura, recoger todo, montar la bicicleta y salir a pedalear luciendo nuestra nueva bicicleta y siendo la envidia del resto de ciclistas…

Bici terminiada

Bici terminiada

About these ads

6 comentarios to “Manualidades: Pintando mi bicicleta”

  1. elnoziya Says:

    la tortuga ninja ya era digna de alabanza, pero en esto me has dejado absolutamente roto… eres un grande!

  2. Elila Says:

    Gracias, lo voy a intentar el fin de semana.

  3. roberto Says:

    Hola,
    Muy buena explicacion.
    Me gustaria saber en que tiendas puedo comprar esos barnices y decapantes, gracias
    .

    • Jaime Says:

      Hola Roberto:
      En cualquier ferretería o tienda de pinturas deberían tener el decapante. Es una especie de gel, muy práctico porque no escurre y se adhiere bien a la pintura. La pintura se disuelve y se convierte en una especie de pasteta muy fácil de quitar pero para las zonas más inaccesibles yo utilizaba al cepillo de cerdas de metal.
      ¡Suerte!

  4. Gorka Perez Says:

    Gracias por explicarlo,
    Yo estoy aun lijando el cuadro
    Tu le quitaste toda el óxido? o por un poco no pasa nada?

    • Jaime Says:

      ¡Hola Gorka! Perdona por la respuesta tan tardía. La verdad es que no tengo mucha idea de pintura sobre metales y creo que cuanto más óxido quites mejor. Yo no tenía ninguna parte oxidada así que no tuve que quitar nada, creo que el aluminio no se oxida así que no hubo nada que hacer. De todos modos, la imprimación debería hacer de buena base sobre el metal, incluso la parte oxidada, así que no creo que fuese mucho problema, pero no sé decirte a ciencia cierta… Si ya has terminado, espero que te haya quedado fenomenal. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores